Uso del papel

El papel es un material importante dentro del sector de los productos y materiales ecológicos.

El papel puede ser al mismo tiempo producto final y materia prima. Como producto final el papel se utiliza en las impresoras, fotocopiadoras o simplemente para escribir a mano.

Como materia prima se emplea para la elaboración de una gran variedad de productos de material de oficina.

La diferencia entre papel ecológico y papel reciclado

Un producto ecológico es aquel que ha sido fabricado teniendo presente el impacto ambiental. Es decir, se intenta minimizar el daño que se causa al planeta para su elaboración. Este daño puede ser debido a la contaminación de las áreas en las que se instalan las fábricas. O a la degradación de los ecosistemas de los cuáles se obtiene la materia prima.

En cambio llamamos producto reciclado a aquel que ha sido confeccionado con restos de otros productos que se reutilizan. Así un producto reciclado es probable que sea ecológico. En cambio un producto ecológico no tiene porqué ser reciclado.

El papel no escapa a esta clasificación y tenemos dos opciones:

  • Papel ecológico: es aquel que cumple algún tipo de certificación ambiental que asegura que la obtención de sus materias primas (árboles) procede de bosques gestionados de forma responsable.
  • Papel reciclado: se fabrica a partir de papeles que ya han sido usados y han sido seleccionados para su reutilización.

Aquí hay que hacer un inciso. Y es que el papel reciclado no siempre es 100% reciclado. Ya que es común la incorporación de fibras de madera virgen para mejorar la calidad del mismo y alargar el ciclo de reciclaje. Entonces también podemos hablar de una tercera opción:

Papel reciclado ecológico: fabricado a partir de fibras de celulosa procedentes de papeles usados y fibras de madera nueva. Las fibras vírgenes tendrán un certificado FSC o PEFC que garantizan la procedencia sostenible de las mismas.