Lápices ecológicos plantables, con semilla en su interior

¿Qué podemos hacer para aprovechar los lápices cuando ya son demasiado cortos y apenas se pueden coger con la mano? La primera opción es comprar un extensor de lápices. Se trata de un soporte metálico en el que introducimos el lápiz y nos permite seguir utilizándolo cómodamente. Al menos durante un tiempo. Finalmente acortaremos el lapicero hasta un punto en el que ya no será posible su uso—ni siquiera con el extensor. Para dar solución a este problema se han creado los lápices ecológicos con semilla.

Los lápices plantables o lápices con semilla son simplemente unos lápices corrientes de madera que contienen en su extremo una semilla. Cuando ya no nos son útiles simplemente los plantamos en la tierra y veremos como de ellos nace la planta escogida.

Los lápices plantables son el complemento ideal para los cuadernos ecológicos. Están fabricados a partir de elementos naturales. La madera escogida suele ser de cedro—una madera muy cómun tanto para los lápiceros de grafito como los de colores—mientras que el grafito puede ser puro o mezclado con arcilla.

Algunas de las variedades de plantas que puedes elegir son el perejil, la menta, albahaca, anethon, salvia, tomillo, perilla, trébol y otras especies de plantas aromáticas.

¿Cómo se plantan los lápices ecológicos con semilla?

Cuando el lápiz sea demasiado corto simplemente plántalo en el suelo en un lugar soleado y riégalo. Retira el tapón protector en unos días. Cuando la semilla germine cuida de ella como de cualquier otra planta.

Lápices ecológicos con semilla. Lápices plantables

Estos lápices ecológicos con semilla son perfectos para la oficina, para dibujantes, artistas, arquitectos y también para uso escolar. Pero son el regalo perfecto para los amantes de las plantas y la jardinería.

Semillas ecológicas

¿Qué son las semillas ecológicas? ¿Qué ventajas tienen respecto a las semillas convencionales? ¿Por qué deberiamos utilizarlas y dónde se pueden comprar?

Semillas ecológicas

Las semillas ecológicas (o biológicas) son aquellas que se obtienen mediante medios de cultivo tradicionales. Las plantas de las que se extraen estas semillas no deben haber sido manipuladas genéticamente, ni tratadas con productos químicos de síntesis como fertilizantes o pesticidas. El cultivo de esta planta no puede proceder tampoco de una semilla GMO (manipulada genéticamente) para poder ser considerara una semilla ecológica.

En resumen, las semillas biológicas se pueden definir como aquellas que proceden de plantas cultivadas mediante prácticas de agricultura sostenible sin emplear productos químicos que puedan dañar la biodiversidad del entorno.

¿Cómo conseguir semillas ecológicas?

Obtener semillas ecológicas de calidad no es complicado pero si un poco laborioso. El objetivo es la obtención de semillas biológicas que sean resistentes a las plagas y enfermedades de manera natural. Para conseguir esto es preciso cultivar semillas de diferente procedencia y realizar varias selecciones de los mejores cultivos. Lo que hacemos con esto es acelerar el proceso de selección natural.

Semillas biológicas

Al escoger las semillas de las plantas más sanas y resistentes estamos fomentando y ayudando a que las plantas tengan los mejores genes posibles—pero de manera natural, no mediante manipulación genética en un laboratorio—y puedan resistir bien a las plagas sin necesidad de químicos.

Tras varios ciclos de selección las plantas comenzaran a adaptarse al entorno y desarrollarán ejemplares más robustos y resistentes. Esta práctica está muy extendida entre los partidarios de la agricultura sostenible. Fomenta la biodiversidad y conserva el patrimonio genético y autóctono de cada región.

Ventajas de las semillas ecológicas

Las semillas ecológicas tienen varias ventajas. En primer lugar y la más importante de sus cualidades es que su uso no daña la tierra ni interfiere con el patrimonio genético de la zona (puesto que no se introducen organismos manipulados genéticamente). Las plantas obtenidas mediante el cultivo tradicional con este tipo de semillas son resistentes a las plagas de manera natural. Se ahorra así la necesidad de utilizar herbicidas, pesticidas, fertilizantes, abonos y otros productos fitosanitarios no ecológicos. Estos químicos no sólo son dañinos para el ecosistema sino también para la salud.

Pero además la ventaja de las semillas biológicas es que las plantas y los frutos obtenidos tienen un mejor sabor, olor y sus cualidades organolépticas son muy superiores a las de plantas tratadas químicamente. En muchos casos sus propiedades nutricionales también son mejores. Es muy habitual que los alimentos ecológicos tengan una mayor presencia de vitaminas y antioxidantes que los no ecológicos.

Finalmente este tipo de semillas permiten que el agricultor sea autosuficiente. Al final de cada cosecha puede realizar una selección de semillas eliminando así la necesidad de comprar semillas nuevas cada año.

¿Dónde comprar semillas ecológicas?

Puesto que la obtención de semillas biológicas requiere de un cierto tiempo, es muy común hacer una primera compra de semillas ecológicas. Es importante comprobobar que estas semillas están certificadas por el organismo correspondiente (debe estar aprobado por el Ministerio de Agricultura y cumplir las normativas y reglamentos ecológicos de la Unión Europea).

Se pueden comprar sobres de semillas biológicas en algunos viveros y tiendas especializadas. También se pueden comprar en Amazon.