Bolsas de la compra ecológicas

Bolsas de la compra ecológicas

Cada día se vierten a los oceanos cientos de toneladas de plásticos. Los plásticos se degradan muy lentamente, de hecho tardan miles de años en hacerlo por completo. Sin embargo, aunque el proceso es lento, rápidamente se desprenden de los mismos dimiinutas partículas conocidas como microplásticos. Estos microplásticos ya se han encontrado en los intestinos de las personas.

La única solución a este problema es reducir el consumo de plástico. Y la mejor forma de empezar a hacerlo es cambiar las bolsas de la compra de plástico por unas bolsas de la compra ecológicas.

¿Qué tipos de bolsas de la compra ecológicas existen?

Se fabrican varios tipos de bolsas de la compra ecológicas. Las primeras bolsas alternativas que aparecieron fueron las bolsas de papel. Las bolsas de la compra ecológicas de papel se fabrican con un tipo de papel muy resistente conocido como papel kraft. Su color es el típico marrón natural que tienen los papeles que no han sido blanqueados con cloro. El papel kraft se llama así debido a su proceso de fabricación: el sistema kraft. Aunque la elaboración de papel kraft también es muy contaminante. Estas bolsas “ecológicas” presentan dos ventajas respecto a las de plástico. Primero, se reciclan con mayor facilidad. Segundo, no sueltan microplásticos.

Basura en bolsas de plástico

Cuando se utiliza un papel de alto gramaje para fabricar bolsas de la compra ecológicas se obtiene una bolsa más resistente que la mayoría de las de plástico. Un buen ejemplo de esta bolsa son las que utiliza IKEA. Son bolsas fuertes que no se perforan tan fácilmente y que, al igual que las de plástico, tienen asas para facilitar su transporte. Pero también existe otro tipo de bolsas de la compra ecológicas de papel: las bolsas sin asa.

Las bolsas sin asa, generalmente, son más delgadas y se destinan a otra utilidad: a sustituir las bolsas de plástico utilizadas para frutas, verduras, legumbre, frutos secos, etc. Como rara vez se utiliza este tipo de bolsa para transportar los productos, no es necesario que sean demasiado resistentes. Son una buena alternativa a las innecesarias bolsa de plástico que utilizamos para comprar la fruta y verdura en los supermercados.

Las bolsas de la compra ecológicas vegetales

Este otro tipo de bolsas se fabrica utilizando celulosa y otras fibras obtenidas a partir de restos vegetales. Por ejemplo, cáscaras de patata. Es por ello que son vulgarmente conocidas como las bolsas de patata. La mayor ventaja que presentan estas bolsas ecológicas es que son biodegradables y además lo hacen con gran rapidez. De hecho se considera que son bolsas compostables puesto que pueden descomponerse por completo en tan solo seis meses. Al estar hechas con fibras vegetales son bolsas seguras para el compost. Y también para los productos frescos que introducimos en ella.

El inconveniente de estas bolsas de la compra ecológicas es que son muy delgadas y poco resistentes. Esto las hace ideales para pesar las frutas, verduras, frutos secos o legumbres pero poco aptas para el transporte de la compra. Aún así, se fabrican diversos tipos de tamaños y, si la compra no es muy pesada, estas bolsas ecológicas suponen una alternativa sostenible muy efectiva. El aspecto de estas bolsas es blanquecino y con una textura suave y algo viscosa. Parece que se fueran a romper en el acto. Sin embargo, no son tan endebles como parece.

Los hipermercados Carrefour hace años que comenzaron a ofrecerlas, desafortunadamente parece que ya no las ofrecen. Ni Carrefour ni muchos otros supermercados hacen de estas bolsas el uso más correcto: el de pesar las frutas y verduras. Probablemente, por su alto precio respecto a las de plástico.

¿Por qué utilizar bolsas de la compra ecológicas?

Bolsas de la compra ecológicasAño tras año, la normativa sobre bolsas de la compra, da un nuevo giro de tuerca para intentar reducir el consumo de bolsas. Y también, año tras año, parece que se encuentra un nuevo atajo para dejar todo tal y como estaba. De hecho no parece que se intente buscar una verdadera solución sino simplemente aparentar que se hace algo. Por ello, no podemos confiar en que vaya a ser una ley la que haga que dejemos de consumir plásticos.

Uno de los últimos cambios en este sentido ha sido prohibir a los establecimientos regalar las bolsas de plástico. Los supermercados y comercios ahora están obligados a venderlas. Pero no parece que esto vaya a suponer tampoco el fin de las bolsas de la compra de plástico.

Por todo lo anterior, una opción posible para intentar atajar el problema es comprar bolsas de la compra ecológicas que, de alguna forma, sean superiores a las de plástico. Por que, si se siguen utilizando, es, en definitiva, por comodidad y desidia. ¿Y qué puede ser más cómodo que una bolsa de plástico que se compra en el supermercado? Una posibilidad son las bolsas de algodón.

Bolsas de la compra ecológicas de algodón orgánico

Este tipo de bolsa ecológica es una de las alternativas que se presenta como un verdadero rival del plástico. Se trata de bolsas ecológicas hechas a partir de una malla textil de algodón organico 100%. Este tipo de algodón se cultiva sin utilizar pesticidas ni fungicidas químicos por lo que se puede considerar un material ecológico.

Algodón orgánico, utilizado para bolsas de la compra ecológicas

¿Qué ventajas tienen las bolsas de malla? Son varias:

  • Son bolsas que respiran bien: permiten la libre circulación de aire
  • No ocupan apenas espacio cuando están plegadas: perfectas para llevar al supermercado
  • Son tan resistentes como la mejor bolsa de plástico
  • Muchos modelos incluyen un cordón ajustable

Unas buenas bolsas de la compra ecológicas de algodón son mucho más útiles y cómodas que las de plástico. Los mejores modelos están hechos con doble costura y un cierre ajustable de cordón con hebilla de acero inoxidable. Esto permite cerrar la bolsa cuando ya está llena.

Al ser bolsas transpirables también sirven para las frutas y verduras. De hecho, las podemos guardar en casa sin sacar de la bolsa. Algo que no es recomendable hacer con las de plástico ya que no respiran.

Las bolsas de la compra ecológicas de algodón orgánico son muy reutilizables. Se pueden lavar en la lavadora y se secan con bastante rapidez gracias a que son de rejilla. Son bolsas seguras, libres de microplásticos, BPA y otros materiales peligrosos como el cloro. Además, tienen muchos otros usos. Por ejemplo, sirven para organizar los juguetes, herramientas, cosméticos o ropa en los armarios de casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *