Folios de papel reciclado

Papel reciclado

¿Cómo se hace el papel reciclado?

El papel reciclado es aquel que está hecho con residuos reutilizados de papel, en su totalidad o en parte. Estos residuos pueden proceder de varias fuentes. En primer lugar del propio proceso industrial de elaboración del papel (recortes sobrantes). Las industrias dedicadas a los manipulados de papel también generan residuos de papel reutilizables: por ejemplo las fabricas de cuadernos y de carpetas.

En último lugar están los residuos de papel ya utilizados por el consumidor y separados por éste para su reciclaje. En este último caso estos restos se conocen como restos post-consumo. Documentos antiguos, revistas o periódicos son ejemplos de residuos de papel post-consumo que pueden aprovecharse para elaborar papel reciclado.

Papel reciclado

¿El papel reciclado es igual de blanco que el papel de oficina convencional?

Generalmente no. Sin embargo, ya existen fábricas en Alemania capaces de producir papel reciclado 100% imposible de diferenciar del papel virgen a simple vista. Pero lo habitual es que los folios reciclados sean un poco más oscuros. Para blanquear el papel, es necesario utilizar productos químicos altamente contaminantes y peligrosos como el cloro. Existen organismos que certifican el no-uso de estos compuestos. Por ejemplo la etiqueta ECF, Elemental Chlorine Free, indica que el papel se ha blanqueado sin utilizar cloro elemental. Esta técnica de blanqueo previene la formación de dioxinas y otros compuestos cancerígenos.

¿Se puede reciclar el papel reciclado?

Sí, es posible. Pero no hasta el infinito. Con cada ciclo de reciclaje, parte de las fibras de celulosa se degradan y se deterioran hasta un punto en el que ya no son recuperables. Por ello es una práctica habitual la incorporación de un porcentaje de pasta de celulosa obtenida a partir de pulpa de madera virgen. Esta pasta nueva compensa la pérdida de fibras y permite alargar los ciclos de reciclaje.

¿Cuáles son las ventajas medioambientales?

El consumo de papel reciclado reduce el uso de las materias primas (madera) empleadas para fabricar pulpa de celulosa. Además, la elaboración de papel reciclado requiere una menor cantidad de energía: entre un 40 y un 64% según la fuente. Existen discrepancias sobre la conveniencia del papel reciclado en cuanto al consumo de energía. Aunque el uso total de energia es menor, el proceso de reciclaje utiliza más combustibles fósiles que el tradicional proceso kraft.

El papel reciclado ¿es más barato?

Generalmente no, de hecho es algo más caro. Pero depende del fabricante, de la marca, del gramaje y de la calidad del papel.

Grapadora sin grapas Harinacs

Grapadoras ecológicas sin grapas: ventajas y funcionamiento

Sin grapas¿Qué ventajas tienen las grapadoras ecológicas sin grapas? ¿Cómo funcionan? ¿Merecen la pena? El principio de funcionamiento de las grapadoras sin grapas es bastante sencillo. Simplemente obtienen las grapas a partir del propio papel.

Los primeros modelos daban bastantes problemas y sólo eran capaces de grapar tres o cuatro folios. Sin embargo, a lo largo de los últimos años las grapadoras sin grapas han experimentado importantes mejoras y ya son una buena alternativa a la grapadora tradicional.

Grapadoras ecológicas sin grapas

¿Cómo funcionan las grapadoras sin grapas?

Las grapadoras sin grapas cosen los documentos con una grapa obtenida a partir del propio papel. Sus cuchillas internas practican dos perforaciones simultáneas. Uno de estos cortes sirve para obtener la pieza de unión, este pliegue de hojas se inserta en el segundo canal.

¿Pero cómo funcionan exactamente estas grapadoras? Bueno, esta máquina hace tres cosas. En primer lugar practica una ranura en todo el bloque de documentos.

Posteriormente, perfora un segundo agujero con forma de flecha que es la pieza que va a utilizar de grapa. Finalmente introduce este recorte en el canal practicado anteriormente. Y así es como las hojas quedan firmemente sujetas sin necesidad de utilizar grapas de metal.

Grapadora ecológica sin grapas Harinacs
Una grapadora sin grapas de la marca Harinacs. Fuente

En las primeras grapadoras sin grapas—además de ser bastante caras—había que hacer mucha fuerza para coser los documentos. En los modelos posteriores esto se ha corregido y actualmente se pueden comprar, incluso, grapadoras sin grapas para niños.

Ventajas de las grapadoras sin grapas

El primer punto que estas herramientas presentan como ventaja es la posibilidad de triturar el papel sin quitar la grapa. Esto es lo que publicitan los fabricantes de las mismas. Realmente no me parece una ventaja por ese motivo porque cualquier destructora de documentos decente (incluso las más baratas) puede triturar papeles grapados perfectamente.

Grapadoras ecológicas sin grapas, una alternativa a la grapadora convencional

Aunque es cierto que si la destructora sólo destruye ocho folios simultáneamente y nuestro documento tiene más nos tocará separarlas. En cualquier caso… Lo que veo como una clara ventaja es que no se contaminan los recortes de papel con piezas metálicas.

Segunda ventaja: el ahorro en grapas. No sólo supone un ahorro económico. También nos ahorra bastante tiempo. Tanto a la hora de comprarlas como en el proceso de recarga en sí. Olvídate de tener que almacenar las diferentes grapas que utilizan tus grapadoras. Las grapadoras sin grapas simplemente funcionan sin consumibles. Importante ventaja frente a las tradicionales.

Las grapadoras sin grapas son más seguras. Las pequeñas grapas de alambre, por su tamaño, pueden ser peligrosas los para niños. Se pueden tragar accidentalmente y también cabe la posibilidad de clavarse las mismas jugando. Con una grapadora sin grapas esto no va a ser un problema en absoluto.

Impacto ambiental

El uso de grapadoras ecológicas sin grapas podría suponer la reducción de varias toneladas de acero anuales. Estas máquinas implican una considerable reducción en el consumo de acero. Aunque una grapa “no ocupa lugar” son millones y millones de grapas las que se utilizan cada año en las oficinas y hogares. Diversas estimaciones calculan que se utilizan no menos de cuatro mil millones de grapas anualmente.

El uso de estas grapadoras ecológicas podría suponer el ahorro de decenas de toneladas de acero (con el correspondiente ahorro en energía y transporte). Este debería ser el principal motivo por el que comprar una de estas grapadoras.

Inconvenientes de las grapadoras ecológicas sin grapas

No todo van a ser ventajas. El principal inconveniente de estas máquinas es el volumen que ocupa el papel grapado. Mientras unas empresas iban desarrollando las grapadoras sin grapas, otras apostaban por otro tipo de tecnología: el grapado plano de documentos. Es lo que se conoce como grapado flat-clinch. ¿En qué consiste?

Una grapadora tradicional dobla las grapas a la salida del documento mediante una pequeña curva. Esta curva es bastante pronunciada justo en el punto situado entre el final de la patilla y el agujero del papel.

Pues bien, una grapadora flat-clinch deja la grapa completamente plana, en ángulo recto. Como si hubiera pasado una apisonadora por encima de ella. Esto hace que el volumen que ocupan los documentos en las carpetas se pueda reducir hasta un 40%.

Y ahora lo contrastamos con una grapadora en la que los documentos cosidos ocupan aun más que con el sistema clásico. Este es pues la principal debilidad de estas herramientas frente a las tradicionales grapadoras y más aún respecto a las flat-clinch.

El futuro de las grapadoras ecológicas sin grapas

Con la llegada de las primeras máquinas capaces de grapar de forma efectiva fajos de hasta 10 folios las ventas de las grapadoras clásicas experimentaron una caída de ventas. Los fabricantes de las tradicionales grapadoras se vieron obligados a competir ofreciendo sus propios modelos. Esto resultó ser positivo pues se introdujeron nuevas mejoras. Es previsible que en los proximos años se continue mejorando el diseño de estas máquinas debido a este hecho. En Japón—el pais de invención de las grapadoras sin grapas—la venta de estas innovadoras herramientas supone ya un treinta por ciento de la cuota de mercado.

Lo que parece más complicado es que estos productos puedan sustituir a las grapadoras industriales, las utilizadas para grapar grandes gruesos de papel. Hablamos de máquinas capaces de coser desde 50 hasta 250 hojas de papel. Utilizan para ello grapas de acero especial reforzado con patillas muy afiladas. Por ello parece poco probable que una de estas máquinas pueda hacer lo mismo. Pero el tiempo lo dirá.

Harinacs, un nuevo tipo de grapadora sin grapas

Otro inconveniente de las grapadoras ecológicas sin grapas y una fuente importante de opiniones negativas es el agujero que dejan en el papel. Aunque no tiene mayor problema muchos usuarios lo encuentran poco estético. Por ello, marcas como la japonesa Kokuyo han inventado un nuevo tipo de grapadora sin grapas: la grapadora de pliegues. Su nombre es Harinacs.

La grapadora Harinacs en vez de perforar dicho agujero simplemente ondula las esquinas del papel y las entrelaza entre sí. La unión no es permanente se puede deshacer alisando el rizo con un rodillo liso—por ejemplo un rotulador. Es una máquina efectiva para grapar hasta cinco hojas sin esfuerzo.

¿Dónde comprar grapadoras ecológicas sin grapas?

En Amazon puedes encontrar muchos modelos de grapadoras ecológicas sin grapas mediante sistema de pliegues.