MaterialesEcologicos.es

Consejos para empresas sobre embalajes sostenibles

En el año 105 d.C. en China, el cortesano imperial Cai Lun inventó el papel: un material que revolucionó los soportes de escritura de la época. Tras su invención, las palabras inmortalizadas de los grandes autores, hasta entonces presentes en pergaminos y rollos de papiro; pronto llenaron las páginas de los libros. La relevancia histórica del papel admite, por tanto, poca discusión. Sin embargo, en nuestra sociedad tecnológica, la importancia de este material no solo afecta al ámbito académico o cultural, pues, como vamos a ver, también es crucial para la industria.

Porque el papel es el componente esencial del cartón corrugado, un material con que se fabrican las cajas de cartón donde se almacenan y transportan los productos que consumimos. Y, por eso, en este artículo vamos a hablar sobre embalajes sostenibles hechos de cartón corrugado y materiales derivados de la madera y otras fibras vegetales.

cajas recicladas y reciclables de cartón corrugado

Cartón corrugado: un material biodegradable, reciclado y reciclable para embalajes sostenibles

Las cajas de cartón a medida (o las de dimensiones prestablecidas) se fabrican con cartón corrugado. El cartón corrugado u ondulado es un material industrial que se elabora pegando entre sí varias láminas de papel Kraft, un papel sin blanquear de tono marrón que se produce con fibras de celulosa virgen y reciclada.

En su forma más ligera, el cartón corrugado consiste en un sandwich formado por una lámina ondulada cubierta por dos revestimientos lisos. Calentados por vapor, los rodillos de las gigantescas corrugadoras industriales ondulan el papel. Después, lo encolan con un adhesivo formulado con base de almidón, fécula o engrudo. Acto seguido, se aplica presión al conjunto y, por último, se deja enfriar.

Alimentada por tres inmensas bobinas, la maquinaria industrial convierte el papel Kraft en cartón de simple canal. Este cartón ligero es el usado para fabricar cajas de embalaje para mercancias resistentes. Por otro lado, las cajas para mudanzas y los embalajes para objetos delicados se elaboran con cartón de doble canal, un material más resistente compuesto por cinco capas (dos onduladas y tres lisas).

El cartón corrugado se considera un material sostenible por ser reciclable. Pero ¿es reciclado? Según los datos de la Fibre Box Association, en EE.UU, en 2018, se recuperó el 96 % del cartón corrugado para su reciclaje. Además, como promedio, cada caja incluye un 50 % de materiales reciclados, según la asociación. Ahora bien, cabe preguntarse qué caja de cartón es la más sostenible. Pues bien, aquellas cuyo cartón no sido blanqueado, plastificado ni impreso (es decir, libre de tintas) son menos contaminantes y más fáciles de reciclar.

Por tanto, las tiendas de comercio electrónico que requieran empaquetar y transportar los pedidos de sus clientes, por poner un ejemplo, encontrarán en las cajas de cartón ondulado sin tratar un aliado eficaz (y sostenible) para la tarea. En todo caso, ninguna caja de embalaje, por muy resistente que sea, protege por sí sola las mercancias más frágiles, como vajillas de cristal o componentes electrónicos sin la ayuda del material de relleno.

Materiales de relleno sostenibles (y biodegradables)

Los embalajes sostenibles para ordenadores, vajillas de porcelana, alimentos en tarros de vidrio, etc., requieren un extra de protección para que el producto llegue en buen estado hasta el destinatario. El film alveolar de polietileno, es decir, el célebre plástico de burbujas, es el rey de la amortiguación. Como alternativa sostenible a este, se pueden comprar virutas de madera o celofán, un polímero natural biodegradable derivado de la celulosa.

viruta de madera para rellenar embalajes
La viruta de madera es un material de relleno sostenible y biodegradable fabricado con recursos renovables

Un residuo natural proveniente del sector de la carpintería 100 % sostenible y ecológico es la viruta de madera. La viruta de madera resulta de labrar madera con cepillo o formón. Y también de mecanizarla en un torno eléctrico. Es un material flexible, biodegradable y con gran capacidad de amortiguación. Por ello, es de gran utilidad para rellenar cajas de embalaje. Además, la viruta de madera presenta como ventajas añadidas ser un material absorbente, aislante térmico y ligero (que no incrementa el coste del transporte).

Por su parte, el celofán, inventado a principios del siglo XX a partir de viscosa (un líquido orgánico extraído de las fibras de ciertas plantas) y glicerina, es un material biodegradable parecido al plástico. El celofán se usa sobre todo como envoltorio de alimentos, por ser algo permeable al vapor de agua. Además, la viruta de celofán es muy apropiada como material de relleno para cestas de regalo o cajas. Y sustituye con éxito a las partículas amortiguantes de poliestireno.

Para concluir, ¿qué alternativas existen al precinto de embalaje de plástico? ¿Qué material comprar en sustitución de la cinta adhesiva de PVC o polipropileno? La respuesta, una vez más, la encontramos en el papel kraft. Usando este de soporte y un adhesivo biobasado libre de disolventes, se obtiene la cinta de embalaje ecológica de papel. Este film adhesivo es resistente al estiramiento, soporta bien la humedad y facilita el reciclaje de las cajas de cartón. Una segunda opción es comprar cinta de embalar hecha con plástico reciclado.

Puntúa este artículo
Valoración: 0 (0 votos)

¿Quieres dejar tu comentario?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *