Opinión sobre “El hombre y la madera” de Ignacio Abella

Escribo esta opinión sobre el libro “El hombre y la madera” de Ignacio Abella, para aclarar de qué trata el libro pues parece que hay cierta confusión al respecto.

He leído algunas opiniones en las que se afirma que es un libro decepcionante y obsoleto. Vamos a ver, el libro podrá decepcionarte pero no es un libro obsoleto. El hombre y la madera no es un “libro de texto” sobre carpintería y ebanistería cuyas técnicas hayan quedado anticuadas. No es lo que el libro pretende ser. Dicho esto, por supuesto que las técnicas de las que habla están completamente desfasadas a dia de hoy.

El libro nace del amor y la admiración que el autor siente por los árboles, la madera y el oficio artesanal de la carpintería y la ebanisteria. Ignacio Abella parece renegar del mundo globalizado y automatizado y es esta nostalgía por las técnicas de antaño las que—posiblemente—le han impulsado a escribir este libro. Tampoco parece que el titulo pueda dar a entender lo contrario pues de “El hombre y la madera” no parece que pueda uno deba esperar un manual de carpintería moderna.

“El hombre y la madera” habla sobre todo, de la relación que ha tenido el hombre con los árboles y la madera en el pasado. A lo largo de sus páginas el autor cita describe minuciosamente la manera en la que se trabajaba antiguamente este material. Este proceso lo describe con todo detalle, desde las características de la madera en sí, continuando con la tala del árbol sin olvidar las herramientas empleadas para su transformación y el proceso de decoración final.

Portada de El Hombre y la Madera

En mi opinión, el autor lamenta que todo el saber popular acumulado y transmitido de generación en generación se termine perdiendo por completo. Y por ello deja este testimonio escrito. Es un libro de lectura muy amena lleno de información, curiosidades, dichos populares y truquillos y técnicas empleados por carpinteros y ebanistas de multitud de lugares. Pero insisto en que es más un libro de historia que un manual de carpintería. No obstante considero que es un libro de lectura imprescindible para todo el que se dedique profesionalmente a la carpintería/ebanistería o la tenga como afición. Aunque de él no puedas sacar un aprendizaje directo siempre es necesario saber como se hacían las cosas antes. Y qué máquinas actuales tienen sentido y cuales no.

También se lo recomiendo a todas las personas curiosas que deseen saber cómo se hacían las cosas en el mundo de la madera cuando no existía la tecnología moderna. No sólo es un libro sobre madera y también incluye mucha información sobre otros oficios en general. Por ejemplo describe con detalle como la fabricación de las herramientas incluyendo su afilado y templado. Algo que tiene más que ver con la herrería pero que Ignacio Abellá no deja al margen puesto que la mayoría de las herramientas con las que se trabaja la madera son de acero. No sólo en el pasado sino también en la actualidad.

 

Abundante cantidad de dibujos y esquemas

El hombre y la madera, Ignacio AbellaUno de los puntos fuertes de este libro es la cantidad de material gráfico que contiene. Por muy bien que se quiera describir algo a veces es más útil un pequeño dibujo o esquema. Para cada proceso o herramienta descrito se encuentran al menos una pequeña figura de ayuda o fotografía que hacen mucho más fácil su comprensión.

En resumen un libro muy entretenido y ameno, con un contenido único, difícil de encontrar en otra obra. Para su redacción el autor ha hecho una fuerte labor de documentación teniendo numerosas conversaciones con antiguos artesanos y maestros carpinteros y ebanistas. Y me parece que a menos que uno sea familiar de dichos artesanos es dificil que se pueda acceder a esa fuente de sabiduría y mucho menos encontrarla por escrito.

La tipografía, la maquetación interior y el diseño de sus páginas agradables a la vista como se puede ver en el ejemplo que pongo (la introducción al primer capítulo).

Conclusión: lo recomiendo a personas curiosas que deseen conocer el proceso tradicional de la transformación de la madera. Desaconsejado para aquel que sólo busque un manual rápido o libros de texto sobre carpintería y ebanisteria.

Madera ecológica

Madera ecológica para la construcción

Muchos consideran la madera como uno de los materiales más ecológicos que existen. Es un recurso renovable, natural y que gestionado correctamente fomenta la plantación de árboles. La madera ecológica debe incluir algún tipo de certificado que garantice una gestión forestal sostenible. Cuando se emplea en fachadas su bajo coeficiente de transmisión térmica permite reducir el espesor de los aislantes.

¿Qué tipo de madera se utiliza en la construcción?

Para la construcción  de viviendas se utilizan las vigas y columnas estructurales de madera blanda de conífera como el pino o el abeto.  Podemos encontrar dos tipos de vigas:

  • Vigas aserradas: fabricadas de una sola pieza a partir de un único árbol
  • Vigas laminadas: se elaboran encolando varias piezas de madera entre sí

Las vigas laminadas son más estables dimensionalmente y presentan una mayor rectitud y planitud. Además se pueden fabricar en casi cualquier medida ya que están hechas a partir de pequeñas piezas.

Madera ecológica: cubierta ligera de madera

Las vigas aserradas no son tan precisas y resulta más difícil encontrarlas en grandes longitudes (dependemos del ejemplar del árbol para ello). En cambio son más apreciadas por su estética y se consideran más ecológicas ya que requieren un menor proceso y no se emplean colas en su fabricación.

¿Dónde comprar madera ecológica?

Madera nacional Pino Soria Burgos

El bosque del Urbión situado en España entre las provincias de Soria y Burgos es el más extenso de la Península Ibérica. De él numerosas empresas extraen madera ecológica con certificado PEFC empleada tanto para la construcción como para la carpintería.

La madera del Urbión se comercializa bajo la marca “Pino Soria Burgos”, creada especialmente para su promoción por CESEFOR (Centro de Servicios y Promoción Forestal y de su Industria de Castilla y León).

Podemos encontrar los siguientes tipos de madera, todos ellos con certificación PEFC:

  • Vigas estructurales: disponibles en varios largos y secciones. Se pueden cepillar opcionalmente a la medida deseada. Cumplen las clases resistentes C-18, C-24 y C-30 definidas en la norma UNE EN 338.
  • Madera para carpintería: tabla o tablón con gran variedad de escuadrías y longitudes.
  • Productos terminados: tarimas para tejados o suelos, frisos y ménsulas o canes decorativos.

Madera laminada

Las vigas de madera laminada son más sencillas de utilizar debido a la homogeneidad dimensional en todos sus ejemplares. Sin embargo su aspecto es mucho menos natural ya que sus superficies son excesivamente lisas.

Desde el punto de vista ecológico hay que tener en cuenta dos cosas:

  • Contiene adhesivo: para encolar las diferentes piezas que las forman se utilizan colas de interior o resistentes a la intemperie (según la sección)
  • El transporte: la mayoría de estas vigas proceden de paises como Austria o Alemania

Por sus características la madera laminada permite la construcción de vigas curvadas (por ejemplo la viga vientre de pez) y vigas de gran tamaño que no es posible obtener con la madera aserrada. Este tipo de madera se utiliza en construcciones de gran tamaño como aeropuertos, edificios industriales, almacenes, etc.

Fuente: Hasslacher

La madera ecológica laminada de fabricantes como Hasslacher cuenta con certificado PEFC o similares. Esta madera de importación se puede comprar en almacenes de madera.