MaterialesEcologicos.es

Todo lo que necesitas saber sobre el magnesio en la dieta

El magnesio es un mineral esencial para el cuerpo humano; está involucrado en numerosos procesos y funciones que le ofrecen notorios beneficios a la salud, que van desde la síntesis de proteínas, función nerviosa y regulación de la presión arterial.

Algunos cambios en la dieta y la ausencia de una alimentación balanceada pueden ser determinantes en la aparición de efectos negativos en la salud. Por esto, conocer los tipos de magnesio podría ser útil para que la deficiencia de este mineral no sea una preocupación.

Tipos de suplementos de magnesio

El magnesio está aprobado por la autoridad europea para la seguridad alimentaria como un suplemento esencial para el funcionamiento del sistema nervioso, los músculos e incluso para un correcto funcionamiento psicológico. Existen numerosos suplementos de magnesio y cada uno se indica o se adapta a situaciones específicas de cada persona; algunas de ellos son:

Cloruro de Magnesio

Está conformado por la unión de un ion magnesio con dos iones de cloruro. Este contiene altos niveles ricos en sal. Se absorbe de forma correcta por el organismo y ayuda a reducir la incidencia de infecciones bacterianas y virales. Podrás encontrarlo no solo en suplementos y alimentos, sino también en lociones corporales, pues aportan beneficios a la piel y a los músculos.

El cloruro de magnesio aplicado de manera tópica está recomendado para las personas cuya absorción intestinal se ve comprometida.

Citrato de Magnesio

Es la combinación de magnesio y ácido cítrico y es muy útil a la hora de regular la acidez y de manejar el déficit de magnesio pues es el suplemento de magnesio con la mayor absorción. Es útil también en la regulación del tránsito intestinal, pues atrae agua por ósmosis, lo que facilita el proceso digestivo y la expulsión de las heces.

Glicinato de Magnesio

Es una sal de magnesio proveniente del aminoácido glicina. Es uno de los tipos de magnesio más recomendados por especialistas en casos de hipomagnesemia, es decir, deficiencia de magnesio. El glicinato de magnesio se ve notablemente influido por los niveles de acidez del estómago, tiene poco o nulo efecto laxante y se absorbe rápidamente, además tiene una alta tasa de biodisponibilidad.

Treonato de Magnesio

Entre los tipos de magnesio con la habilidad de ingresar a las membranas celulares, el treonato de magnesio es la mejor opción. Por ello, es el preferido a la hora de tratar y prevenir enfermedades neurodegenerativas como la demencia y el Alzheimer.

Es la forma de magnesio mejor absorbida por el cerebro, mejora notoriamente las funciones cognitivas y la memoria a corto y largo plazo, incrementando incluso el estado de alerta de las personas. Además, es la forma de magnesio más segura para el sistema gastrointestinal, pues sus efectos laxantes son prácticamente inexistentes.

Malato de magnesio

Es un tipo de magnesio, íntimamente relacionado con el ciclo de Krebs, un proceso bioquímico relacionado con el metabolismo y la producción de energía. Por tal motivo, el malato de magnesio es el indicado a la hora de corregir y prevenir trastornos de fatiga y depresión, además de su intervención positiva en la diabetes, protección renal y enfermedades cardiovasculares.

Taurato de Magnesio

Se trata de un modo de magnesio que se combina con el aminoácido taurina. Estos dos en su conjunto disminuyen la probabilidad de los ataques cardíacos, ponen en equilibrio los electrolitos y promueven el adecuado funcionamiento del sistema inmune, tres acciones que se traducen en el aumento de evitar este tipo de suceso. Además, tiene un papel muy importante en la prevención de enfermedades como el Alzheimer, migrañas y demencia.

Óxido de Magnesio

El óxido de magnesio es la forma más baja de magnesio. A su vez, es la que menor biodisponibilidad posee, por lo que sus beneficios se enfocan solamente a nivel gastrointestinal. Es decir, para disminuir el reflujo y dolor estomacal, mejorar los síntomas de estreñimiento; entre otros. No se recomienda para corregir el déficit de este mineral, puesto que apenas se absorbe un 4% de la cantidad ingerida.

Finalmente, ten en cuenta que cada uno de los tipos de magnesio está diseñado para situaciones específicas, por lo que antes de decidir cuál utilizar para complementar tu dieta, debes consultar con un profesional que te dé las recomendaciones más adecuadas y siempre considerar que estos suplementos no son un reemplazo de las comidas.

Puntúa este artículo
Valoración: 0 (0 votos)

¿Quieres dejar tu comentario?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.