Aceite de oliva ecológico

La principal razón para comprar aceite de oliva ecológico no es que este sea mejor para la salud. Tampoco lo es que pueda tener un mejor sabor y olor. Ni siquiera que su número de nutrientes, antioxidantes y vitaminas sea mayor.

Las cualidades organolépticas de un aceite de oliva y la calidad de sus nutrientes dependen de muchos factores y no necesariamente tienen porque ser mejores en uno ecológico. Sin embargo, lo que si se puede afirmar objetivamente es que el aceite de oliva ecológico es mucho más sostenible y amigable con el planeta. Vamos a ver por qué.

¿Por qué comprar aceite de oliva ecológico?

¿Sabes lo que son los productos fitosanitarios químicos se síntesis y para qué se utilizan? Cuando se lleva a cabo una plantación, del tipo que sea, y se busca obtener el máximo rendimiento económico las tres principales preocupaciones del agricultor son el agua, las plagas y los nutrientes.

Los nutrientes del suelo son necesarios para que la planta, el olivo en este caso, se desarrolle rápidamente y de buenos frutos. Asimismo, las plagas de insectos u hongos así como las malas hierbas pueden comprometer la calidad y la cantidad de la cosecha.

Para controlar estos dos elementos la manera más sencilla es el uso de productos químicos fitosanitarios como los plaguicidas (para el control de las plagas) y de los fertilizantes (para la obtención de los nutrientes que la planta necesita). Para producir aceite de oliva convencional se utilizan varios de estos productos: insecticidas (para matar insectos), fungicidas (hongos) y herbicidas (malas hierbas).

Al comprar aceite de olivda ecológico evitamos el consumo de estos químicos nocivos. ¿Pero por qué son tan peligrosos si su uso no implica que el aceite esté contaminado con ellos?

Aceite de oliva virgen extra ecológico

Pesticidas utilizados en el cultivo tradicional de la aceituna

Acefato, Acritanin, Alaclor, Aldrin, Atrazina, Bromofos Metil, Bromopropilato, Captan, Clormefos, Diazinona, Dicloran, Diuron, Endrín, Folpet, Malation, Propazina, Simazina, Pirazofos, Nuarimol, Permetrin o Trifluralina. Estos son algunos de los 88 plaguicidas y productos fitosanitarios químicos de síntesis que se utilizan para el cultivo y la elaboración del aceite de oliva NO ecológico.

Estos químicos, además de ser muy peligrosos para nuestra salud, erosionan el suelo, reducen la fertilidad de los campos y minan la inmunidad natural de las plantas. Además, también es una práctica común, en este tipo de cultivos, el emplear la variedad de aceituna más resistente a las plagas o aquella con la que se obtengan más kilos de aceituna por árbol.

El problema con este tipo de prácticas es que se reduce la biodiversidad del ecosistema y se pone en peligro la sostenibilidad de los olivares. Es posible que pienses: ¿y quién me garantiza que el aceite de oliva virgen extra que compro es realmente ecológico?

 

Certificación del aceite de oliva virgen extra ecológico

Según se explica en la web www.aceiteecologico.org para determinar que un AOVE (aceite de oliva vírgen extra) es realmente vírgen extra hay que recurrir a un análisis clasificatorio realizado por un laboratorio independiente.

La OCU denunciaba en una publicación el fraude cometido por algunas marcas al etiquetar sus productos como aceite de oliva virgen extra sin serlo. Algunos fabricantes publican en su sitio web los resultados de dichos análisis. En ellos se puede comprobar si superan los parámetros establecidos por la legislación vigente para poder vender el aceite de oliva como vírgen extra.

Analisis clasificatorio aceite de oliva virgen extra AOVE
Analisis clasificatorio para determinar que un aceite de oliva es realmente vírgen extra. Fuente.

En cuanto a si el aceite es o no ecológico la legislación es muy estricta. No es tan simple como pagar y que te den el sello como mucha gente cree. En primer lugar, cuando un fabricante solicita la certificación ecológica tiene que esperar tres años antes de poder vender su aceite como ecológico. Es lo que se conoce como variedad en conversión ecológica.

Durante dicho proceso de conversión hacia la agricultura ecológica se deben de aplicar todas las técnicas y procesos de producción establecidos en los reglamentos de la unión europea sobre agricultura ecológica: CE 834/2007 y CE 889/2008. Pero, ¿cómo se garantiza que se cumplen dichas medidas?

Análisis de control en el aceite de oliva ecológico

Para garantizar que el producor del aceite de oliva está cumpliendo la normativa, el fabricante debe someter sus productos a análisis llevados a cabo por entidades de regulación independiente como el Comité Andaluz de Agricultura Ecológica y las compañías de certificación.

Estos organismos visitan las fincas de cultivo, toman muestras de la tierra, del árbol (hojas y fruto) y comprueban también la maquinaria, los almacenes y el proceso de elaboración industrial en busca de irregularidades. Después, se realiza un análisis de residuos de plaguicidas para cerciorarse de que no se encuentra en el aceite restos de los plaguicidas y pesticidas citados anteriormente.

La normativa para el análisis de residuos de plaguicida es muy estricta. Se considera que el aceite está libre de plaguicidas cuando no se detecta al menos 1 miligramo de producto de cualquiera de ellos en 100 kilos de aceite. En caso de hacerlo dicho aceite de oliva ya no se puede vender como ecológico.

Analisis residuos plaguicidas en aceite de oliva ecológico
Análisis de residuos de plaguicidas de un aceite de oliva ecológico. Fuente.

Conclusión

Los aceites de oliva virgen extra ecológicos son más caros que los convencionales pero no necesariamente porque sean de mayor calidad o sabor. La razón de su alto precio es la obtención de la aceituna a partir de cultivos de agricultura ecológica, más sostenibles para el olivar, para la tierra y para la flora y fauna del ecosistema.

En definitiva, para fabricar el aceite de oliva ecológico se utiliza un estilo de cultivo mucho más respetuoso y amigable hacia el planeta. Comprar aceite de oliva ecológico ayuda a mantener la biodiversidad de los olivares, la inmunidad natural de las plantas y evita el consumo de químicos tan perjudiciales para la salud como los plaguicidas.

Puntúa este artículo
[Total: 1 Promedio: 5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *