MaterialesEcologicos.es

Arcilla verde cosmética para cataplasmas

Los cataplasmas de arcilla verde son útiles para calmar y limpiar la piel, reducir la inflamación y tratar la psoriasis (enfermedad crónica autoinmune de la piel). Además, las mascarillas de arcilla verde se usan como emoliente, por su capacidad para suavizar y proteger la piel, siendo en algunos casos tan efectivas como ciertos cosméticos (pomadas, lociones, aceites, etc.).

Ultima actualización de precios: 2021-02-26 a las 06:19

Propiedades de la arcilla verde

La arcilla verde es rica en micronutrientes. Puede absorber y regular el exceso de grasa. Como mascarilla para el cabello, lo limpia y deja en él una sensación de frescura. Los cataplasmas de arcilla también son eficaces para tratar la piel dañada. Por ejemplo: las manos agrietadas.

La arcilla verde cosmética se puede comprar ya preparada, molida (en polvo) o triturada (en terrones). La ventilada procede generalmente de Francia. Este material es muy usados en la geoterapia.

Arcilla verde cosmética francesa

¿Cómo preparar un cataplasma de arcilla?

Preparar un cataplasma de arcilla verde es muy sencillo. Para hacerlo necesitas vendas, agua templada (que no esté hirviendo), una cazuela y un paño o una toalla seca.

Mezcla con una espátula la cantidad deseada de arcilla verde con agua templada. Si vas a añadir plantas medicinales o aceites esenciales, hazlo ahora. Después, déjala reposar durante media hora para que desaparezcan todas las bolsas de aire.

Es esencial que se hidraten bien todas las partículas. Tiene que tener el aspecto de un fango. Sobre todo, asegúrate de que no quedan grumos (polvo seco sin hidratar).

Aplica la arcilla sobre la piel en una gruesa capa de 2-3 cm con la ayuda de una venda de gasa natural. Según la función que tenga el cataplasma (antiinflamatoria, tonificante, emoliente, etc.), lo habrás de aplicar frío o caliente.

Si la piel está irritada, coloca en primer lugar una gasa sobre la piel antes de poner la arcilla. Después, cúbrela con vendas o un paño y deja que actúe el tiempo necesario. Cuando el cataplasma esté casi seco, retíralo y lava la piel con agua tibia. Por último, seca la piel suavemente con una toalla seca.

Arcilla en polvo o en terrones

Puedes comprar la arcilla verde para cosmética molida o triturada. La triturada es más barata. La molida en forma de polvo, es muy fina y viene lista para usar. La arcilla triturada también sirve, pero lleva más tiempo prepararla.

Todas las arcillas, por sus cualidades higroscópicas, forman un cataplasma muy fino cuando se mojan. Sin embargo, si la arcilla que has comprado no es molida, sino triturada, tendrás que dejarla más tiempo en agua para que se deshagan los terrones.

¿Por qué es verde la arcilla verde?

Sin duda cabe hacerse la pregunta de por qué es verde la arcilla verde; y no roja, blanca o marrón, que son los colores que esperamos encontrar en una arcilla. Se escucha a veces que la arcilla tiene el color verde por la presencia de restos de clorofila, lo que no es correcto.

La arcilla verde tiene esta tonalidad porque tiene hierro. En concreto, óxidos de hierro. Sin embargo, hay algo sorprendente en ello. Porque el hierro también puede dar tonalidades rojas, marrones y naranjas a los minerales o arcillas que lo contienen. ¿Qué está pasando aquí?

Arcilla verde en polvo
Arcilla verde en polvo

¿Por qué unas arcillas que contienen hierro son rojas y otras verdes?

El color del silicato (la arcilla) depende sobre todo de dos factores. El primero: la valencia de los iones de hierro; el segundo: los enlaces que puedan formar estos iones.

Según la Wikipedia:

La valencia es el número de electrones que le faltan o debe ceder un elemento químico para completar su último nivel de energía. Estos electrones son los que pone en juego durante una reacción química o para establecer un enlace químico con otro elemento.

En otras palabras, los átomos de hierro se pueden combinar de una u otra forma según les falten o sobren electrones.

Se desconoce el porqué de la coloración verde de las arcillas. Pero se sabe de buena tinta que para que una arcilla sea verde, debe contener una mezcla de iones de hierro. En concreto, deberá tener iones de hierro Fe²+ y Fe³+. Es la combinación de ambos la que da el color verde a la arcilla.

En conclusión, aunque aún no se ha establecido de momento una relación entre el contenido en hierro y los números de valencia que expliquen el color verde de la arcilla, sí se sabe que cuando la arcilla tiene este tono, combina hierro en dos estados de oxidación.

Fuentes:

https://www.researchgate.net/publication/234514801_Green_Clay_Minerals

Puntúa este artículo
Valoración: 0 (0 votos)

¿Quieres dejar tu comentario?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *