MaterialesEcologicos.es

Ambientadores ecológicos

Te preocupan los tóxicos de las sartenes; compras una sartén libre de C8. No quieres exponerte a los COV; lees sobre pinturas ecológicas. Y te horroriza la idea de que el típico ambientador de pino, el abeto verde con perfume químico que cuelgas del retrovisor del coche, también libere estas sustancias; y aquí estás: buscando ambientadores ecológicos. ¡Perfecto! Pues hablemos de ellos.

Ultima actualización de precios: 2021-02-27 a las 06:28

Introducción

Pero ¿qué son los ambientadores? La palabra ambiente deriva del latín ambiens y significa ‘que rodea’. Sí, el ambientador enmascara el aire que nos rodea. Y sí, el ambientador carga el espacio de sustancias perfumadas que ocultan los malos olores. Esta es, en definitiva, la función de un ambientador.

Ahora bien, ¿qué NO son los ambientadores? Pues, por ejemplo, no son alimentos; tampoco son juguetes. ¿Evidentemente? Sí. Pero esto significa que las normativas que regulan estos productos también son más laxas. Así pues, el riesgo de que un ambientador contenga sustancias nocivas es mucho mayor.

En efecto, la gran mayoría de los ambientadores tradicionales se fabrican con plásticos derivados del petróleo y esencias y aromas sintéticos. Además, como hemos dicho, estas sustancias no eliminan realmente el mal olor: lo enmascaran.

A muchas personas estos compuestos químicos les producen alergias, dolor de cabeza, irritación de las mucosas… Pero también problemas de salud más graves, como el asma, una enfermedad crónica que bloquea las vías respiratorias que llevan el aire a los pulmones.

Y aún se pueden pintar peor las cosas. Porque, paradójicamente, muchas de estas sustancias contaminan el entorno. En efecto, cargan el aire con químicos que, al reaccionar con otros compuestos de la atmósfera como el ozono, pueden transformarse en sustancias carcinógenas. Por ejemplo: el formaldehído, clasificado por la IARC en el grupo 1 (cancerígeno en humanos).

En definitiva, te sobran razones para renunciar a los ambientadores tradicionales. Afectando a su flora y fauna, alteran los ecosistemas. Son perjudiciales para los organismos acuáticos. Y también para tu salud. Así que no debes dudar: mételos en tu lista negra. Y usa en su lugar ambientadores ecológicos

La alternativa: ambientadores ecológicos

Para camuflar el olor a comida, tabaco, alcantarilla…, puedes comprar ambientadores ecológicos basados en aceites esenciales y fragancias naturales. Son menos agresivos con la naturaleza y más seguros para el entorno.

El aroma de un ambientador natural es menos potente que el del ambientador sintético. Además, está libre del inconfundible olor a químico que impregna el entorno de centros comerciales, hoteles, tiendas de ropa y tantos otros lugares que recurren a ellos.

Sin embargo, no te apresures a odorizar tu casa con una fragancia natural agradable. Tal vez quieras primero neutralizar y eliminar los malos olores, en la medida de lo posible.

Neutralizadores de olores

Algunos productos ecológicos pueden neutralizar el mal olor eficazmente. Es el caso, por ejemplo, de los absorbedores de olor de carbón activo.

El carbón activado es un material muy poroso que se usa a menudo como filtro. Este carbón contiene millones de diminutos poros en los que quedan retenidas las partículas. Se usan filtros de carbon activo, por ejemplo, para depurar algunas estanques. De igual manera, es eficaz para atrapar las partículas que flotan en el aire. Son estas moléculas en suspensión las que producen los malos olores.

Puedes meter un neutralizador de olor de carbón activo en la nevera, por ejemplo. Además, en el frigorífico, este producto absorben parte de la humedad, lo que previene la formación de moho y bacterias (que producen malos olores).

Por otro lado, este tipo de producto es más sostenible que el eliminador de olores en formato aerosol. Porque, en efecto, está libre del gas que requieren los botes de esprái para pulverizar el ambientador.

Por cierto, el carbón activo tiene una vida útil larga (a veces de años). Y si quieres sacar el máximo partido al neutralizador de olor ecológico, es bueno exponerlo al sol cada quince días. De esta forma se regenera el carbón, pues se evapora la humedad por el absorbida.

Finalmente, cuando notes que ya no es efectivo quitando el mal olor, puedes desecharlo en la basura orgánica. Es un producto biodegradable.

Ambientadores Mikado

Mikado es una palabra japonesa que significa literalmente ‘honorable puerta’, ya que proviende de mi ‘augusto, honorable’ y kado ‘puerta’. Con este nombre se designaba antiguamente al emperador de Japón.

Sin embargo, un miado también es ese divertido juego de mesa que consiste en dispersar unos palitos de madera en una superficie e ir retirándolos del montón sin mover el resto. Y es posible que sea este juego el que da nombre a los ambientadores mikado.

Pero ¿qué es un ambientador mikado? Muy sencillo: un pequeño frasco de vidrio o cerámica en el que se introducen cañas de bambú. En el recipiente se vierte un líquido perfumado. La sustancia es absorbida por el bambú por capilaridad y se evapora lentamente en el ambiente.

Por su parte, en un ambientador mikado ecológico, el líquido aromático suele ser un aceite esencial natural. De esta forma, el aceite aporta una fragancia sutil a la habitación, sin necesidad de usar un esprái aerosol de pulverizar o un atomizador eléctrico.

Una ventaja de los micados ecológicos es su facilidad para cambiar de fragancia. En efecto, solo debes sustituir el aceite esencial para cambiar de aroma. También llamados aceites etéreos, estas sustancias son químicos naturales que se destilan de las plantas con agua o vapor.

Existen infinidad de aceites esenciales: menta, mango, coco, piña, mandarina, sándalo, lavanda, romero, limón, lima, naranja, pino, vainilla, albaricoque, melocotón, manzana, pera, plátano, rosas, jazmin, etc. Por cierto, procura no tocar el aceite esencial con la piel desnuda. Debe evitarse el contacto directo, ya son sustancias muy concentrados que pueden producir irritación.

Ultima actualización de precios: 2021-02-27 a las 07:48

Conclusiones

¿Por qué querrías cargar el aire de tu casa con sustancias químicas sintéticas dañinas para tu salud y perjudiciales para el entorno? Los ambientadores químicos convencionales pueden producir alergia y dolor de cabeza y, además, contaminan la naturaleza.

Como alternativa, puedes comprar ambientadores ecológicos, basados en aceites esenciales, o un neutralizador de carbón activo, que absorba el mal olor. Por cierto, también puedes fabricar tus propios ambientadores caseros. ¿Te gusta el aroma a cítricos? Puedes hacer este sencillo ambientador:

  1. Corta por la mitad una naranja, limón o pomelo
  2. Pincha en ella unos cuantos clavos de olor
  3. La combinación del cítrico con el aceite esencial del clavo es muy eficaz para absorber los malos olores
  4. ¡También puedes ponerlo en el interior de la nevera!
Ambientadores ecológicos caseros de naranja y clavo
Ambientador casero ecológico de naranja y clavo
Puntúa este artículo
Valoración: 4 (1 votos)

¿Quieres dejar tu comentario?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.