MaterialesEcologicos.es

Láminas de silicona para hornear reutilizables

¿Te gustan los boniatos al horno? ¡Buenísimos! Si acostumbras a preparar batata dulce asada, sin duda sabes lo que cuesta limpiar de la bandeja los jugos y azúcares que sueltan estos tubérculos.

Tal vez uses papel de hornear, y es una opción… Pero he aquí una alternativa más ecológica y sostenible: las láminas para hornear reutilizables de silicona.

Ultima actualización de precios: 2021-02-27 a las 06:28

¿Qué es y cómo se produce el papel de hornear?

El papel de hornear desechable es sumamente cómodo para hornear. No cabe en esto ninguna duda. En efecto, te permite prescindir de grasas y aceites y mantiene limpia la bandeja del horno. Pero la producción de papel sulfurizado, que técnicamente eso es lo que es, requiere de energía y recursos. Y esto ya no es tan amigable para el medio ambiente, que digamos…

Así pues, ¿sabes cómo se fabrica el papel de hornear? Existen dos técnicas para producir papel de horno. Vamos a ver de manera breve en qué consisten.

La primera opción consiste en procesar el papel de celulosa con ácido sulfúrico o cloruro de zinc. Por eso se llama papel sulfurizado. Estos ácidos modifican sus propiedades; en efecto, los químicos atacan y cambian la estructura molecular del papel.

Como resultado, el papel se disuelve: se gelatiniza. Y se forma una superficie de baja energía superficial, que es una manera pedante de decir «antiadherente». Además, se vuelve resistente a la temperatura.

La segunda manera es recubrir el papel con un agente antiadherente. De nuevo se usa un agente con baja energía superficial y resistente a las altas temperaturas. En este caso, el compuesto normalmente usado es la silicona endurecida, a través de un catalizador.

Como puedes ver, si tienes en cuenta que ambos papeles no son reutilizables, parece una alternativa poco amigables para el planeta. Por cierto, no hay que confundir el papel de hornear con el papel encerado. Este último está tratado con ceras, pero se puede hornear porque emite humo al calentarse.

¡Y ahora vamos a ver ahora qué ventajas tienen las láminas de silicona para el horno!

Los pros y los contras de las láminas de silicona para hornear

Ventajas

Pues, en efecto, puedes reducir los residuos y el uso de energía, materia prima y recursos necesarios para fabricar papel de hornear comprando láminas de silicona para hornear. Así que vamos a verlas en detalle.

Antes de empezar, ciertas marcas de láminas de hornear tratan estas con el controvertido teflón (PTFE, PFOA). Así que asegurate de no comprar este tipo de lámina, sino planchas de silicona platino, que es la silicona usada en utensilios de menaje.

Estas bases de silicona son más gruesas que el papel. Soportan unos tres mil o cuatro mil usos, siempre que no se perforen o desgarren, claro. De entrada, este producto tiene un par de ventajas: no absorben olores y son muy fáciles de limpiar.

Además, la silicona platino es un material que soporta bien el calor y es seguro para la salud. Con el se fabrican también moldes para helado, por ejemplo. Y como son reutilizables, ya no tendrás que consumir los rollos de papel de hornear de usar y tirar.

De esta forma ahorras dinero, por un lado; por otro, dejas de producir residuos y te evitas viajes al contenedor azul. Además, industrialmente supone prescindir de químicos como el muy corrosivo ácido sulfúrico o el cloruro de zinc. En definitiva, todo son ventajas. ¿O tal vez no?

Láminas de silicona para hornear reutilizables
Láminas de silicona para hornear reutilizables

Inconvenientes

Como se dice, todo poder conlleva una gran responsabilidad. También la utilidad de las láminas reusables de silicona viene con un precio: tendrás que limpiarlas después de cada uso. Esto no ha de preocuparte, no obstante, porque su limpieza resulta fácil y sencilla: son flexibles y los restos de alimentos horneados saltan sin dificultad.

Por otro lado, tal vez observes que a medida que usas la lámina silicona de hornear, va siendo teñida por los alimentos. Ocurre sobre todo con alimentos ricos en antioxidantes, como los boniatos, la cúrcuma o la patata morada. Tampoco ha de preocuparte: en cosmética vegetal se usan a veces estos pigmentos como tinte. No perjudican tu salud, solo dejan tu lámina un poco fea. Pero recuerda: la belleza está en el ojo del que mira.

El último de los inconvenientes es el tamaño. Debes comprar una lámina de silicona reutilizable que se adapte bien al tamaño de tu bandeja para evitar que escurran los líquidos. A diferencia del papel no se amolda bien si es más grande, ya que es mucho más gruesa (siempre podrás recortarla). Si por el contrario, compras una pequeña, es fácil que la bandeja de tu horno acabe manchada, en este caso busca una lámina con bordes elevados.

Usos y aplicaciones de las láminas de hornear de silicona

Como ya debes suponer, las láminas de silicona deben servir para lo mismo que el papel de hornear. Y estás en lo cierto. Con ellas podrás preparar deliciosas recetas de repostería. También son ideales para galletas, pasteles, bizcochos, panes, masas de pizza, etc

Pero también te servirán para preparar tubérculos y verduras asadas al horno: boniatos, patatas, chirivías, cebollas, pimientos, espárragos, berenjenas, etc.

Conclusiones

Los angloparlantes llaman a las láminas de silicona para hornear silpat. Esterillas para el horno, tapetes de silicona o mats de hornear: llámalas como prefieras. Lo cierto es que por ser reutilizables se presentan como una magnífica alternativa al papel sulfurizado para hornear. Además, las puedes lavar en el lavavajillas y enrollar: de esta forma ocupan menos espacio.

P.D.: ¿sabes que se dice del boniato que es el tubérculo de la longevidad? El boniato es típico de otoño y está asociado a una mayor esperanza de vida, por sus propiedades beneficiosas sobre la salud. En un estudio hecho sobre el archipiélago japonés de Okinawa, se concluyó que este tubérculo era uno de los responsables de que su población esté entre las más longevas del mundo.

De hecho, un buen número de personas que superan los 105 años de edad. Son quienes más viven en la Tierra: las enfermedades cardiovasculares, el cáncer o los infartos son en Okinawa un 60 % más bajos que en Japón, donde, ojo, ya de por sí son bajas si se comparan con las de los países occidentales. Así que ya sabes… ¡A hornear boniatos!

Puntúa este artículo
Valoración: 5 (1 votos)

1 comentario en «Láminas de silicona para hornear reutilizables»

  1. Muchas gracias por el artículo. Es muy interesante.
    Solo querría animar a buscar tiendas alternativa a la compra por Amazon, por el impacto ambiental y social tan negativo que conlleva.
    Saludos.

¿Quieres dejar tu comentario?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.