Destornilladores con mango de madera y vástago hexagonal

Aunque en su día la mayoría de los destornilladores eran de madera, cada vez resulta más difícil encontrarlos. Los kits de destornilladores de plástico llenan las estanterías de ferreterías y cadenas de bricolaje. Afortunadamente, aún queda alguna marca que nos ofrece los tradicionales destornilladores con mango de madera. ¿Por qué deberíamos comprar estos destornilladores “ecológicos” y no los otros?

Ventajas de los destornilladores con mango de madera

El problema que tienen los destornilladores con mango de plástico va mas allá de que su mango pueda tardar hasta 500 años en degradarse. Lo más negativo de muchos de los destornilladores de plástico (no todos) es su mala calidad. Si se compra una buena marca de destornilladores (Palmera, Irazola, Irimo, Bellota, Acesa, Wolfcraft, Stanley, Bahco) el mango y el acero van a ser de una calidad aceptable y nos durarán bastante tiempo.

La situación es muy diferente cuando hablamos de una marca barata que nos ofrece un lote de seis destornilladores por menos de diez euros. Porque un buen juego de destornilladores cuesta entre veinte y treinta. Seguro que os ha pasado en más de una ocasión que, al intentar aflojar un tornillo un poco duro, se os raja el mango y os encontráis con dos trozos de plástico en la mano. Ese es el verdadero problema con este tipo de herramientas. Productos de una calidad lamentable que no sirven para nada y solo son un derroche de energía, recursos y combustible (porque la mayoría de las veces vienen de China).

Destornilladores con mango de madera

Destornilladores con mango de madera, vástago hexagonal y refuerzo metálico

Pero existe otro motivo por el que se rompe el mango de un destornillador. Primero, que muchas veces nos pasamos tres pueblos al apretar utilizando el destornillador incorrecto (más pequeño, punta incorrecta, etc.) Y segundo, cuando un tornillo se os resiste la llave fija (o la inglesa) es vuestra amiga. Los mejores destornilladores con mango de madera incluyen una sección hexagonal por encima del mango que podéis utilizar para hacer más fuerza con la ayuda de una llave. Y lo mismo si tenéis que dar un martillazo: algunos tienen un refuerzo metálico en la base del mango.

Si necesitáis un buen juego de destornilladores os recomendamos comprar destornilladores de madera de una buena marca. Con acero aleado de buena calidad (con cromo, vanadio o molibdeno). Que una punta de estrella no se melle y que las puntas planas ni se doblen ni se rompan son lo más importante a la hora de comprar un destornillador. Afortunadamente, aún quedan marcas que fabrican destornilladores de calidad con mangos de madera de haya y aleaciones de acero decentes, y no herramientas que se rompen a los cinco minutos.

Puntúa este artículo
[Total: 1 Promedio: 5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *