MaterialesEcologicos.es

Destornilladores con mango de madera y acople hexagonal

Los destornilladores ecológicos, es decir, aquellos con mango de madera, no son nada nuevo, pues ya estaban inventados. Solo ha hecho falta recuperarlos.

Con los destornilladores de plástico abarrotando las estanterías de ferreterías y tiendas de bricolaje, el tradicional destornillador con mango de madera no lo tiene fácil para hacerse un hueco, a pesar de su calidad.

Pero ¿por qué comprar destornilladores ecológicos con mango de madera en vez de los de plástico? ¿Y para qué sirve el acople hexagonal?

Ultima actualización de precios: 2021-02-26 a las 14:38

Ventajas de los destornilladores con mango de madera

Los destornilladores con mango de plástico, aparte de que su mango tarde hasta 500 años en degradarse, tienen un segundo inconveniente. Y es este: la calidad de muchos de ellos está en entredicho.

Es evidente que las mejores marcas de destornilladores (hablamos de Palmera, Irazola, Irimo, Bellota, Acesa, Wolfcraft, Stanley, Bahco) siguen fabricando buenos destornilladores —incluso si son de plástico—. Un buen mango y un acero de calidad, mejor al cromo-vanadio, nos garantizan calidad. Estos nos durarán mucho tiempo.

Por el contrario, la cosa es bien distinta si nos vamos a esas marcas baratas que ofrecen un lote de seis destornilladores por poco menos de diez euros. Porque cualquier mecánico, instalador o manitas del bricolaje sabe que un buen juego de destornilladores cuesta entre veinte y treinta euros.

¿Cuántas veces cuando intentabas aflojar un tornillo un poco duro se te ha rajado el mango del destornillador? Ya sabes, como ese vaso que se rompe espontáneamente en el fregadero, de repente te ves con dos trozos de plástico en la mano y el vástago del destornillador en el suelo.

Y este es el verdadero problema de las herramientas baratas, sean destornilladores, sean llaves inglesas… Los utensilios mediocres no funcionan. Solo derrochan energía, recursos, combustible (casi siempre vienen de China) y, sobre todo, tu tiempo.

Así que, la ventaja de los destornilladores con mangos de madera dura como el haya ya no solo es que sean más sostenibles, sino su calidad. Un aliado fiable en tu caja de herramientas. Sin embargo, hay algo que sí ha cambiado; sin duda los de hoy están mejor diseñados que los de ayer.

Destornilladores con mango de madera

Vástago hexagonal o refuerzo metálico

Recapitulemos. Decíamos que se te había roto el destornillador. El mango de una herramienta se puede romper por dos cosas. Veamoslas brevemente.

Primero, si el tornillo está duro, ya sabes, si vas a tener que pasarte tres pueblos apretando, más te vale usar el destornillador adecuado. Por ejemplo, si es de estrella, la punta debe ser la misma que la del tornillo: pozidrive y philips no son la misma cosa. Echa un vistazo a este vídeo:

Ver este vídeo en YouTube.

En segundo lugar, si a pesar de usar la punta de atornillar adecuada, el tornillo se resiste, un consejo: las llaves fijas e inglesas son vuestras amigas. Y aquí es donde viene a cuenta esa mejora en el diseño del nuevo destornillador de madera que comentabamos

Porque los mejores destornilladores con mango de madera incluyen una zona con sección hexagonal justo encima del mango, que podrás usar para hacer más fuerza. Sí, con la ayuda de una llave. Y, ojo, porque si te apetece soltar un martillazo pasa lo mismo: algunos de estos destornilladores tienen un refuerzo metálico en su base para este fin.

¿Qué destornillador de madera comprar?

Visto lo anterior, la conclusión es esta: comprar un juego de destornilladores con mango madera de buena calidad es definitivamente una gran idea.

¿Qué destornillador comprar? Ante todo, unos con un vástago fabricado en acero de buena calidad, prefereiblemente aleado con cromo, vanadio o molibdeno. Ello evitará que las puntas de estrellas se mellen. Bueno, y también que las puntas planas se doblen, deformen, rompan, etc.

En cuanto al mango, la madera de haya es magnífica. Y si en la base tiene un refuerzo metálico, mejor que mejor. Pocas cosas hay más útiles que un buen juego de destornilladores; y viceversa.

Puntúa este artículo
Valoración: 5 (1 votos)

¿Quieres dejar tu comentario?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *