Los diferentes tipos de aislantes ecológicos para la bioconstrucción

El correcto aislamiento de una vivienda tanto con aislantes ecológicos o tradicionales resulta imprescindible para evitar un gasto excesivo del aire acondicionado en verano y de la calefacción en invierno.

Cada vez más gente es consciente de este hecho y de la importancia que tiene un buen aislamiento tanto en obra nueva como en las reformas. Hacerlo con aislantes ecológicos es más sostenible de cara al medio ambiente. Además lograremos un ambiente más saludable en nuestra vivienda.

Los aislantes térmicos tradicionales: efectivos, pero poco transpirables

Aislante térmico en una vivienda
Aislante térmico en una vivienda

Los aislantes térmicos son muy importantes en una vivienda. Gracias a ellos se puede mantener la casa fresca en verano, caliente en invierno sin gastar una excesiva cantidad de energía.

Tradicionalmente se han utilizado diferentes tipos de aislantes térmicos: paneles, materiales proyectados, aislantes de relleno, etc. La mayoría de los aislantes utilizados en la construcción tradicional no son ecológicos ya que  suelen estar hechos de plásticos u otros derivados del petróleo como el EPS o el XPS.

Los aislantes ecológicos: más saludables y sostenibles

Desde hace ya bastantes años le damos una mayor importancia a la procedencia de los aislantes térmicos. Muchas personas ya no están conformes con vivir rodeadas de plástico y buscan materiales más naturales para reformar o construir su vivienda.

Es por ello que muchas empresas comenzaron a producir aislantes térmicos producidos bajo criterios ecológicos y normalmente con materiales naturales. Son los aislantes ecológicos. A continuación enumeramos los más habituales.

La fibra de madera es uno de los muchos aislantes ecológicos que existen
La fibra de madera es uno de los muchos aislantes ecológicos que existen

Tipos de aislantes ecológicos

El corcho, uno de los mejores aislantes ecológicos. Eficiente, económico y decorativo

El corcho es uno de los aislantes ecológicos más utilizados y demandados. Está disponible en diversos formatos. Uno de los más empleados son las planchas o paneles rígidos, con un espesor aproximado desde 3 hasta 10 cm. Con los paneles se pueden aislar paredes interiores, fachadas y tejados.

Al ser un material muy decorativo muchas personas optan por dejarlo a la vista cuando se utiliza en interiores. Sin embargo en exteriores necesita algún tipo de protección para evitar que se moje. Por este motivo es habitual recubrirlo con teja o cubiertas verdes en los tejados. En las fachadas se puede enfoscar con algún tipo de mortero hidrófugo. Además algunos de estos morteros están elaborados con cal, que también aisla un poco y reduce aún más la transmisión del calor.

Así mismo existen aislantes proyectables fabricados con virutas de corcho para el aislamiento de las fachadas de los edificios. Estos productos se proyectan con máquina y en su composición ya incluyen todo lo necesario para soportar la intemperia. No necesitar recubrimientos adicionales. Están disponibles en varios colores.

El corcho es un buen aislante ecológico y es reciclable y renovable. Es uno de los productos que más convence a los arquitectos de viviendas ecológicas.

Paneles de corcho aislante de color marrón oscuro
Paneles de corcho aislante de color marrón oscuro

Corcho oscuro, muy apreciado en la decoración

Existen dos colores de corcho: el marrón claro y el oscuro. Este último es un poco más caro pero es de un valor estético muy alto. Basta con forrar las paredes de una habitación con este material y poner un suelo adecuado para obtener una estancia de gran elegancia.

La celulosa: un aislante ideal para el relleno de camaras y tejados

Celulosa: un buen aislante ecológico

La celulosa se utiliza para el relleno de camaras de aire en fachadas. También para los huecos de los desvanes no practicables. No viene en paneles como ocurre con el corcho sino a granel. Se puede aplicar inyectándola en la camara a traves de agujeros o depositándola sobre el forjado del desván.

El aislante de celulosa es buen sustituto de las perlas de poliestireno, utilizado tradicionalmente para estos supuestos.

El Lino: un buen aislante vegetal utilizado ya en la antigüedad

El lino al igual que el corcho se utiliza para fabricar paneles aislantes. Es un material completamente natural. Se conoce desde la antigüedad y ha sido muy empleado para la confección de tejidos.

Fibras de madera

Los residuos industriales de madera se pueden utilizar para extraer las fibras y fabricar paneles aislantes. Se mezclan con algún tipo de aglutinante para obtener la resistencia mecánica necesaria para su instalación.

La paja: uno de los mejores materiales aislantes ecológicos

La paja se utiliza más como material de construcción que como aislante. Para ello se recurre a los distintos tamaños de balas de paja que se fabrican con los residuos de la recogida del trigo.

Dependiendo del proyecto se pueden realizar construcciones autoportantes con balas de paja o bien emplearlas como cerramiento junto a una estructura metálica o de madera que soporta el tejado.

A continuación se puede ver una imagen de la construcción de una nave con estructura de madera y cerramiento mediante balas de paja.

Construcción de almacén con balas de paja
Construcción de almacén con balas de paja

Las propiedades aislantes de la paja son excelentes. Los que hayan tenido la oportunidad de entrar en una casa de paja lo conocen perfectamente. La temperatura de estas viviendas es muy agradable durante todo el año y el efecto que producen es muy similar a las casas enterradas o las cuevas.

Cáñamo

Al igual que el lino se emplea para fabricar paneles aislantes.

Arlita o arcilla expandida

Este material también se conoce y se utiliza desde hace mucho tiempo. Arlita es una marca comercial de arcilla expandida. Ocurre que al igual que los Kleenex o el Tipp-Ex el producto se conoce más por la marca que por su nombre.

La arcilla expandida se fabrica sometiendo a la arcilla a un proceso industrial por el cual se vuelve porosa y almacena una gran cantidad de aire en su interior. Es el aire recluido en su interior el que tiene las propiedades aislantes.

Se utiliza para recrecidos y rellenos en casas antiguas con estructuras delicadas o bien en cuando se desea aligerar un forjado y obtener al mismo tiempo propiedades aislantes.

Fibra de coco y algodón

También se emplean para producir paneles aislantes. Con ambos materiales existe un problema: se suelen cultivar en lugares donde las condiciones de trabajo son indignas. Por este motivo sólo se consideran ecológicos a estos materiales cuando se puede certificar que se han fabricado sin condiciones laborales abusivas para los trabajadores.

Ventajas adicionales de los aislantes ecológicos respecto a los tradicionales

Ademas de ser naturales, reciclables y/o reciclados, estos materiales tienen otras ventajas. Por ejemplo, la mayoría de ellos son transpirables. Esto permite que las viviendas respiren y evitan en gran medida la condensación, el moho y los ambientes insálubres.

Los aislantes ecológicos no emiten compuestos orgánicos volátiles (COVs) a diferencia de lo que sucede con los materiales fabricados a partir de plásticos como la espuma de poliuretano extruida (XPS) o la expandida (EPS).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *