MaterialesEcologicos.es

Hablemos de las ventajas de la energía solar

Durante los próximos años, nuestra sociedad se enfrentará al que quizá sea su mayor reto: encontrar fuentes alternativas con las que cubrir la creciente demanda de energía. Como sabemos, el enorme y rápido consumo de recursos no renovables como el petróleo, el gas natural o el carbón pone en peligro nuestro futuro. En efecto, se espera que en las próximas décadas la demanda de energía sobrepase la capacidad de producción de esta.

En contraposición, la apuesta por las energías renovables, es decir, aquellas que proceden de fuentes regenerables como el viento, el sol o el agua, será vital para afrontar la escasez de combustibles fósiles. Por ello, en este artículo vamos a hablar sobre la energía solar y las instalaciones fotovoltaicas. Es decir, la tecnología que posibilita generar electricidad sostenible a partir de esta.

casa con paneles solares fotovoltaicos de energía solar
Vivienda con instalación de paneles solares fotovoltaicos sobre las vertientes del tejado a dos aguas

Tipos de energía solar

Dentro del saco de la energía solar se agrupan todas las que derivan de la radiación solar que llega a la Tierra, ya sea en forma de luz, calor o rayos ultravioleta. Más allá de los paneles que en seguida veremos, la arquitectura sostenible usa esta fuente calórica a veces de forma pasiva, por ejemplo, calentando masa térmica (hormigón, piedra) con radiación solar proveniente de grandes ventanales orientados al sur. La energía acumulada durante el día se libera por la noche, reduciendo, de esta manera, el gasto en calefacción.

Sin embargo, el calor del sol lo aprovechamos sobre todo de dos maneras. Por un lado, calentando fluidos directamente: lo que se conoce como energía solar térmica. Un ejemplo de ello es el panel solar térmico que trabaja junto al termo eléctrico para producir ACS (agua caliente sanitaria). La energía fotovoltaica, por otro lado, transforma los rayos solares en electricidad. Esta electricidad sirve, por ejemplo, para alimentar maquinaria o mejorar la sostenibilidad de los edificios de oficinas o viviendas.

Las ventajas de la energía solar fotovoltaica

Las instalaciones fotovoltaicas de autoconsumo aportan claros beneficios en comparación con las técnicas de generar electricidad basadas en combustibles fósiles:

  • Los paneles de energía solar se instalan aprovechando el espacio urbano, como suelos y techos
  • Tienen un bajo coste de mantenimiento y una alta durabilidad (a veces de varias décadas)
  • Gracias al uso de baterías recargadas con energía solar, se dispone de varias horas de electricidad incluso cuando falta la radiación solar (es decir, por la noche y en días nublados)
  • En mayor o menor medida, la energía solar está disponible en todo el mundo
  • Al no depender de estructuras exteriores (postes para tendidos de cables de alta tensión), los paneles fotovoltaicos se pueden instalar en zonas remotas sin acceso a la red eléctrica
  • En línea con lo anterior, realizar instalaciones domésticas en tejados, cubiertas, terrazas, etc., es fácil y sencillo
  • A medio y largo plazo, la energía solar es más económica que muchas de sus competidoras no-renovables, ya que no requiere la extracción permanente de recursos
  • La generación de electricidad es limpia: una vez fabricado, el panel produce electricidad sin contaminar. Ello reduce la huella de carbono y los gases de efecto invernadero, en comparación con las contaminantes energías basadas en combustibles fósiles
  • En resumen, la energía solar es sostenible, renovable e infinita

Las desventajas de la energía solar

Generar electricidad a partir de energía solar conlleva, como otras tecnologías, y sobre todo en la fase inicial, algunos inconvenientes. A continuación, se señalan algunas desventajas de la energía fotovoltaica. Son desafíos en los que se trabaja con ahínco para reducir su impacto:

  • El sol no ilumina las 24 horas del día. Es evidente que por la noche no hay producción solar. El menor rendimiento de una instalación fotovoltaica se nota más en invierno, cuando las noches son más largas
  • El sol no luce los 7 días de la semana durante todo el año. Con condiciones atmosféricas adversas, es decir, en días nublados o lluviosos, la producción de corriente eléctrica también se ve mermada. La razón es que tales fenómenos atmosféricos bloquean en parte el paso de los rayos del sol
  • La inversión inicial de una instalación fotovoltaica es costosa… Sin embargo, es rentable a corto plazo en entornos industriales (a medio plazo en el ámbito doméstico)

Conclusión

Las instalaciones fotovoltaicas, así como otros equipos que posibilitan aprovechar fuentes de energía renovables, requieren recursos para su fabricación. También para el transporte. Sin embargo, en el largo plazo sus ventajas superan estos dos inconvenientes.

Para finalizar, veamos un caso de estudio para optimizar el consumo de energía de un edificio. En primer lugar, se optar por reducir el coeficiente de transmisión térmica de la construcción con aislantes ecológicos. Ello minimiza la pérdida de calor y mejora la eficiencia energética. En segundo lugar, se apuesta por instalar paneles de energía solar fotovoltaica en la cubierta, como los que ofrece la web MySolarEnergy.es. Esta instalación ayuda a cubrir parte de la demanda energética del edificio de forma limpia y sostenible.

Puntúa este artículo
Valoración: 5 (1 votos)

¿Quieres dejar tu comentario?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *