Papel de cocina reutilizable de bambú

Seguramente, ya sabes que todo papel de cocina no reciclado está hecho a partir de pulpa de celulosa fabricada a partir de madera (el papel higiénico también) . Esta madera puede venir de bosques gestionados de forma sostenible. Si es así el papel de cocina incluirá algún certificado tipo FSC o PEFC. Obviamente, este no es siempre el caso. Además, no parece demasiado ecológico talar árboles para fabricar papel de cocina cuando se puede fabricar a partir de papel reciclado. La otra alternativa posible es utilizar papel de cocina reutilizable de bambú.

Ventajas del papel de cocina reutilizable

Podríamos decir que el papel de cocina reutilizable de bambú es una especie de hibrido entre el papel absorbente convencional y los paños de cocina. Es decir, no es tan resistente como un tejido pero tampoco tan endeble como el papel. Esto es posible gracias a que las fibras de bambú se pueden transformar en un tejido suave pero resistente. De hecho, el bambú también se utiliza para elaborar prendas de ropa como calcetines y también algunos productos de higiene como las compresas reutilizables o los pañales desechables.

Se estima que cada rollo de toallas de bambú equivalen a 65 rollos de papel de cocina desechable. Son igualmente absorbentes y estables y tienen una segunda ventaja. Estarás generando 65 veces menos de residuos. Por supuesto, recoger menos basura doméstica sirve para reducir el uso de combustibles fósiles y frenar el efecto invernadero. Por último: este papel de cocina ecológico es mucho más barato. Piénsalo, por el precio de cuatro o cinco rollos tendrás toallas reutilizables que equivalen a 65 rollos de papel de cocina.

Papel de cocina reutilizable
Rollo de papel de cocina reutilizable. Toallas lavables hasta 65 veces

¿Por qué es más sostenible que el papel hecho con madera?

Por un motivo. Las cañas de bambú son de muy rápido crecimiento, soportan bien condiciones adversas y para su cultivo no es necesario utilizar pesticidas. Además, una plantación de bambú puede estar lista en tres o cuatro años. Y en muchas ocasiones, gracias al sistema radicular de esta planta ni siquiera es necesario repoblar: se genera por sí sola.

Obviamente, para producir papel a partir de madera se buscan especies de árboles de rápido crecimiento pero esto tiene un problema. En muchos casos, se recurre a sustituir las especies autóctonas de los bosques por especies más rentables desde el punto de vista industrial. Ha pasado, y está pasando, por ejemplo en Galicia. Los robles han sido sustituidos por eucaliptos. Una especie invasiva que deteriora el ecosistema, que es menos resistente a los incendios y que altera el resto de flora y fauna del lugar. A la sustitución de eucaliptos por robles en galicia se la conoce como la metáfora del desierto verde.

Puntúa este artículo
[Total: 4 Promedio: 3.3]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *