MaterialesEcologicos.es

Lavavajillas ecológico Camomila & Clementina

Manzanilla y clementina. Una buena mezcla de aromas para fregar a mano la vajilla. Con las mismas propiedades que el lavavajillas biodegradable de limón y aloe vera, Camomila & Clementina es la otra fragancia que ofrece Ecover para lavar los platos.

Ultima actualización de precios: 2021-02-26 a las 09:08

Sobre el lavajillas clementina y camomila de Ecover

Los productos de limpieza biodegradables de Ecover poseen un agradable aroma. Sin embargo, no dejan residuos químicos en la vajilla. Vasos y platos quedan, de esta manera, libres de olores o sabores.

Este lavavajillas bio está envasado en botellas de plástico reciclado de polietileno. Este plástico es a su vez reciclable. Los lavavajillas ecológico de esta marca no contamina las aguas y son aptos para fosas sépticas.

No se testa en animales. Por lo que está libre de crueldad animal. Además, este lavajillas Ecover se fabrica con principios activos de origen vegetal obtenidos a base de plantas y es 100 % biodegradable.

Sobre la camomila y la clementina…

El lavavajillas ecológico Ecover tiene aroma de camomila y clementina pero ¿sabemos realmente qué son estas plantas?

Camomila

Conocida como manzanilla, y especialmente por su nombre científico: Chamaemelum nobilel, la camomila es una planta perenne nativa de Europa. Pertenece a la familia de las asteráceas y crece en jardines y terrenos preferiblemente secos. Se usa en cosméticos para el cuidado de la piel y el cabello. También se usa como ingrediente, por su aroma, en perfumes e infusiones (o en lavavajillas).

Aunque a la manzanilla se le asocian propiedades medicinales y, de hecho, se usa en medicina tradicional, falta evidencia científica que lo respalde. Por cierto, un uso poco conocido de la camomila es como tapizante de praderas. En efecto, con la camomila se puede crear un fragante césped.

flor de la manzanilla
Pradera de manzanilla

Clementina

Por su parte, Citrus x clementina es una fruta cítrica híbrida. Es decir, una mezcla entre dos especies vegetales. En concreto, la clementina es la resultante de hibridar la naranja amarga con la mandarina. Es por ello que su sabor es dulce y amargo a la vez.

Hay discrepancia sobre el origen de la clementina. Algunos apuntan que el Padre Clément Rodier la descubrió por accidente en Argelia. A él debería su nombre. Sin embargo, James Saunt apunta que podría provenir de China. Y desde tiempos remotos. Argumenta que algunas fuentes la consideran idéntica a la mandarina cultivada en las provincias de Guangxi y Cantón.

La fruta del clementino tiene sus peculiaridades. Por ejemplo, a diferencia de la naranja, está libre de semillas. Ello a causa de ser una fruta híbrida. Además, su fruto se pela y separa fácilmente en gajos. Sin embargo, si las abejas fertilizan las flores del clementino con otras especies de cítricos sí dan semillas. Ello es causa de conflictos entre apicultores y sembradores de clementina.

Por cierto, técnicamente la clementina es un hesperidio. Se conoce así en botánica a la baya carnosa modificada que se obtiene de algunos frutos. Otros conocidísimos hesperidios son la naranja, el limón y la mandarina.

clementinas
La clementina es un cruce entre la naranja amarga y la mandarina

Para concluir, todos sabemos que en Villarriba (¿o era en Villabajo?) bastaba con una gota del verdoso líquido con nombre de hada para lavar sus mugrientas vajillas. Casi antes de rozar el plato la grasa era mágicamente repelida, cual si fuese un iman del mismo signo. ¡Magnífico! Pero ¿cómo se les quedaban las fosas nasales?

Puntúa este artículo
Valoración: 4 (1 votos)

¿Quieres dejar tu comentario?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.