MaterialesEcologicos.es

Botellas de borosilicato

Una alternativa sostenible para reducir el plástico de usar y tirar de las bebidas embotelladas es la botella de vidrio de borosilicato. Las botellas reutilizables de borosilicato son seguras para la salud. Porque no contienen ni BPA (bisfenol A) ni BPS (bisfenol S). Y tampoco PVC ni plomo ni cadmio.

Sustituir un hábito que desecha por uno que reutiliza siempre tiene un menor impacto sobre el medio ambiente. Además, con este material ecológico no se renuncia a la comodidad: es una botella ligera que se puede lavar en el lavavajillas y calentar en el microondas.

Ultima actualización de precios: 2021-02-27 a las 08:38

Ventajas de las botellas de borosilicato

Pero ¿qué es el borosilicato? Pues es un tipo de vidrio. Este material es más conocido como duran o pyrex, que son marcas comerciales. También se conoce como vidrio borosilicatado.

¿Qué tiene de especial el borosilicato? Este vidrio se mejora con aditivos que lo aligeran. En concreto: boro y silicio, de ahí el nombre. Por ser más resistente y menos pesado es un material ideal para fabricar botellas de agua reutilizables.

Botellas de borosilicato

Estas son las ventajas más importantes de estas ecobotellas:

  • En comparación con una de vidrio, la pared es más delgada (son botellas más ligera)
  • Son seguras para la salud: están libres de químicos y tóxicos como los ftalatos, el BPA o el BPS
  • Son fáciles de lavar: las botellas de borosilicato se lavan igual de bien que las de vidrio o acero inoxidable
  • No transmiten sabores ni olores a la bebida
  • Son resistentes al choque térmico
  • Se pueden lavar en el lavavajillas (excepto las de tapa de bambú)
  • Material ecológico y sustentable
  • Su cristal es de alta transparencia
  • No tienen efecto catalítico
  • No presentan porosidad en su superficie
  • Son resistentes a los ataques con productos químicos: ni los ácidos ni las bases alcalinas dañan el material

En definitiva: la cualidad principal del borosilicato es su resistencia a las altas temperaturas. Es decir, es menos es susceptible de sufrir el choque térmico.

Para ejemplificar: ¿qué ocurre si ponemos una botella de vidrio convencional llena de agua muy fría bajo un chorro de agua caliente? ¿Existe el riesgo de que el cristal se raje? La botella de borosilicato es más resistente en este sentido.

Botellas de vidrio de borosilicato

Por cierto, las propiedades del vidrio borosilicatado son aprovechadas por muchos otros utensilios de menaje. Con este material se fabrican, por ejemplo, fuentes resistentes para hornear alimentos, jarras medidoras graduadas, etc.

Como es el caso de las botellas, la buena resistencia mecánica de este vidrio permite aligerar el grosor de la pared. Y con ello reducir el peso de los objetos.

¿Y cuáles son sus inconvenientes?

Ningún material es perfecto. Tampoco el vidrio de borosilicato. Sus contras tienen que ver con el precio y la usabilidad.

En primer lugar, en comparación con las botellas de tritán —u otros polímeros plásticos libres de tóxicos y seguros para la salud—, esta botella tiene la desventaja de ser un poco más pesada.

Segundo, respecto a las botellas de acero inoxidable, un punto en contra de las borosilicatadas es su (menor) resistentencia a la rotura. En efecto, el acero es un material mucho más fuerte en este aspecto.

Botella ecológica de vidrio ligero con tapa de bambú
Botella de vidrio de borosilicato con tapa de bambú y funda de silicona

Un tercer inconveniente de la botellas de borosilicato es que no es térmica. Es decir, no pueden formar una cámara de vacío. Por ende, no aislan la bebida ni del frío ni del calor. Es decir: agua caliente en verano, fría en invierno.

Por último, debido a la ausencia de doble pared, sobre la superficie de las botellas de borosilico se produce condensación. Por ello se recubren —en muchos casos— con fundas de silicona. La camisa tiene tres fines: mejorar el aislamiento y la resistencia a los golpes, y evitar la condensación.

¿De qué está hecha la tapa?

Se pueden comprar botellas de borosilicato con diferentes tapas. Es muy común la tapa de acero inoxidable forrada con silicona. También se fabrican con polipropileno, un plástico reciclable. Otra opción es la madera de bambú (no apta para el lavavajillas).

Cuando la tapa de las botellas ecológicas de borosilicato lleva núcleo de acero inoxidable, suele llevar una junta tórica de silicona sanitaria. Este anillo de goma garantiza un cierre seguro. Es decir, mejora la estanqueidad de la botella.

Tamaños de las botellas de borosilicato

Si quieres comprar esta botella, has de saber que se fabrica en distintos tamaños. Hay más o menos opciones según el fabricante.

Sin embargo, la mayoría de marcas ofrecen cuando menos tres medidas. Son estas: (1) botella pequeña (como una lata de 33 cl), (2) mediana (aprox. medio litro) y (3) grande de un litro. Esta última es apta para usar como cantimplora en excursiones, salidas a la montaña…

Tamaños botellas ecológicas de vidrio ligero
Tamaños de botellas de borosilicato

Resumen y conclusión

En los 5 o 10 minutos que te ha llevado leer este artículo se han vendido en el mundo entre 6 y 12 millones de botellas desechables de plástico. En efecto, cada segundo que pasa se despachan nada menos que 20 000 botellas de este tipo.

Reducir tales cifras pasa por reutilizar las botellas. Llevar la bebida al trabajo en una botella de borosilicato es una de las posibilidades. Lo mismo para las excursiones. La idea es dejar de comprar el plástico que las máquinas expendedoras nos ofrecen.

La botella de borosilicato tiene sus pros: ligereza, transparencia, resistencia a la temperatura. Y sus contras: condensación, ausencia de cámara. Como botella para niños, por ejemplo, puede ser más apropiada la de acero inoxidable. Es, en cambio, una perfecta alternativa a la botella de vidrio convencional.

Puntúa este artículo
Valoración: 4.5 (2 votos)

1 comentario en «Botellas de borosilicato»

¿Quieres dejar tu comentario?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *