Botellas de borosilicato

Como alternativa sostenible al consumo de agua embotellada en envases de plástico de usar y tirar podemos comprar botellas de borosilicato.

Las botellas reutilizables de borosilicato son seguras para nuestra salud y respetuosas con el medio ambiente.

El vidrio borosilicatado no contiene BPA (bisfenol A), BPS (bisfenol S), PVC, plomo ni cadmio. Son botellas ligeras que podemos meter en el microondas y lavar en el lavavajillas.

Ver otros modelos

Ventajas de las botellas de borosilicato

El borosilicato, más conocido como duran o pyrex (marcas comerciales) y también como vidrio borosilicatado, es un tipo especial de vidrio aditivado con boro y silicio utilizado para fabricar botellas de agua reutilizables.

Botellas de borosilicato

Estas son las ventajas más importantes de estas ecobotellas:

  • Su pared es más delgada en comparación con las botellas de vidrio (son más ligeras)
  • Son seguras para la salud: no contienen químicos tóxicos como los ftalatos, el BPA o el BPS
  • Son fáciles de lavar: las botellas de borosilicato se lavan con la misma facilidad que las de vidrio o acero inoxidable
  • No transmiten sabores ni olores a la bebida
  • Son resistentes al choque térmico
  • Se pueden lavar en el lavavajillas (excepto las de tapa de bambú)
  • Material ecológico y sustentable
  • Su cristal es de alta transparencia
  • No tienen efecto catalítico
  • No presentan porosidad en su superficie
  • Son resistentes a los ataques con productos químicos: ni los ácidos ni las bases alcalinas dañan el material

La cualidad principal de este material es su resistencia a las altas temperaturas y al choque térmico. Una botella de cristal convencional con agua helada se raja si la metemos bajo un chorro de agua caliente, sin embargo, con la de borosilicato no ocurre.

Botellas de vidrio de borosilicato

Otros utensilios fabricados con este material incluyen las bandejas de hornear o las jarras medidoras graduadas, por el mismo motivo. Además la buena resistencia mecánica permite aligerar el grosor de la pared, aligerando así la botella.

¿Cuáles son sus inconvenientes?

Si la comparamos con las botellas de tritán o de otros plásticos sin tóxicos seguros para la salud, esta botella tiene el inconveniente de ser algo más pesada. Cuando lo hacemos con las de acero inoxidable, un punto en contra es que son menos resistentes a la rotura.

Botella de borosilicato con tapa de bambú

Otro inconveniente es de las botellas de borosilicato es que no son térmicas, no las hay con cámara de vacio.

Para evitar la condensación y mejorar la resistencia a los golpes (y ligeramente el aislamiento) existen botellas de vidrio borosilicatado con funda de silicona.

¿De qué está hecha la tapa?

Hay diferentes opciones. Las más comunes son las de polipropileno (un plástico reciclable) o acero inoxidable revestido con silicona. También las hay de bambú (en este caso no las meteremos en el lavavajillas).

Un diseño que comparten casi todas las tapas de las botellas ecológicas de borosilicato es utilizar un núcleo de acero inoxidable y una junta tórica de silicona sanitaria para asegurar la estanqueidad de la botella.

Tamaños de las botellas de borosilicato

Podemos comprar estas botellas en diferentes tamaños.

La mayoría de las marcas ofrecen al menos tres medidas: la pequeña (similar a la botella de agua de 33 cl), la mediana (algo más de medio litro) y la botella grande de un litro, perfecta para utilizar como cantimplora en excursiones y salidas a la montaña.

Tamaños de las botellas

Puntúa este artículo
[Total: 2 Promedio: 4.5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *