Cubiletes portalápices de madera

Los cubiletes portalápices de madera o bambú son resistentes, duraderos y elegantes. Además, son más respetuosos con el medio ambiente en comparación con los cubiletes de plástico.

¿Quieres comprar un portalápices ecológico para tu escritorio? Hay varias opciones, la mayoría de ellos son de bambú o madera. Algunos incluyen elementos decorativos de acero inoxidable o una base de caucho antideslizante.

Ultima actualización de precios: 2020-07-23 a las 15:28

Ventajas de los cubiletes portalápices ecológicos de madera

El clásico cubilete portalápices es una de las maneras más efectivas de organizar los bolígrafos, lápices, portaminas, tijeras y otros pequeños materiales de escritorio. Estos portaccesorios nos permiten localizar rápidamente el material de oficina, puesto que todos los elementos quedan a la vista. Los cubiletes organizadores son imprescindibles en la oficina, en casa o en el colegio.

En las papelerías y tiendas de materiales de oficina podemos encontrar una gran variedad de organizadores y cubiletes. Los diferentes modelos se adaptan sin problema a las necesidades de cualquier usuario. Sin embargo, en la mayoría de los casos, estos elementos suelen ser de plástico o de metal. Por otro lado, también es posible comprar portalápices ecológicos de madera. Estos presentan varias ventajas respecto a los anteriores.

En primer lugar, los portalápices ecológicos están fabricados con materiales naturales y orgánicos como la madera o el bambú. Esto significa que, para su elaboración, no hay que recurrir a materiales derivados del petróleo. Por tanto, el proceso de fabricación de estos cubiletes es menos contaminante. Sin duda, esta es una de las principales ventajas frente a la alternativa tradicional.

cubiletes portalápices de madera
Cubiletes portalápices de madera

Por otro lado, una vez que el cubilete llega al final de su vida útil, un punto a favor del portalápices ecológico es que es biodegradable.

Biodegradación de los cubiletes de madera frente a los de plástico

En cuestión de meses, la lluvia, el viento y el frío degradarán las fibras de madera. Simultáneamente, los insectos xilófagos, hongos y otros microorganismos continuarán este proceso. En comparación, un cubilete de plástico puede tardar más de 200 años en descomponerse.

Es cierto que algunos plásticos pueden reciclarse. Sin embargo, no siempre se hace, ni siquiera los envases más comunes se reciclan en su totalidad. Además, los materiales de oficina de plástico siguen siendo más contaminantes que los de cartón o madera. En consecuencia, una buea manera de organizar nuestro escritorio con el menor impacto ambiental posible es comprar uno de estos cubiletes de madera. O bien, reutilizar algún objeto que pueda hacer la misma función.

Deja un comentario