Alternativas a las compresas y tampones desechables

En los medios de comunicación y las redes sociales se habla mucho del impacto medioambiental de las bolsas de plástico o de las pajitas, pero no tanto del impacto que tienen las compresas o tampones desechables.

Según los cálculos realizados por vivirsinplastico.com y otras fuentes, la cantidad de tampones y compresas que cada mujer utiliza a lo largo de su vida es de unos 136 kg. En caso de que se opte por utilizar tampones desechables Tampax o compresas desechables Ausonia estamos hablando de residuos que son en su mayoría de plástico: poliéster, polipropileno y polietileno con algo de celulosa.

¿Cuáles son las alternativas posibles para llevar una menstruación más sostenible?

Se puede optar por varias alternativas para reducir el impacto medioambiental de la menstruación. Desde tampones y compresas biodegradables de algodón orgánico, hasta productos reutilizables como las compresas lavables de tela o la copa menstrual hipoalergénica de silicona sanitaria.

Compresas de algodón orgánico

Aunque también son desechables, las compresas de algodón orgánico son más respetuosas con el medio ambiente ya que son biodegradables. El tejido de algodón, al ser un material natural se degradada sin dejar restos en el entorno. Además, las compresas de algodón producen menos problemas de alergia que las de plástico.

Compresas ecológicas de algodón orgánico

Compresas lavables de tela

Mucho más sostenibles que las anteriores son las compresas reutilizables de tela. Estas compresas, fabricadas con tejido de bambú, reducen de manera considerable el uso de recursos naturales: las compresas lavables se pueden reutilizar decenas de veces.

El tejido de bambú, también hipoalergénico es muy suave y respetuoso con la piel. Al igual que las compresas de algodón orgánico desechables, antes o después, se terminará biodegradando cuando ya no sean necesarias. En comparación, la compresa de plástico, tarda cientos de años en hacerlo.

Compresas reutilizables de tela

Copas menstruales de silicona

Posiblemente, la alternativa más sostenible de todas es la copa menstrual de silicona. Unas pocas copas menstruales son suficientes para reemplazar los más de 9.000 tampones o compresas desechables que —según las estimaciones más prudentes— utiliza una mujer a lo largo de su vida.

La copa menstrual ecológica de silicona sanitaria es fácil de usar, se puede llevar puesta hasta 12 horas y es más sencilla de limpiar que la compresa lavable de tela. Además, este material es hipoalergénico y no produce reacciones alérgicas en la piel.

Copa menstrual ecológica

Puntúa este artículo
[Total: 1 Promedio: 5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *