Sartén de hierro mineral

Aunque se conoce como sartén de hierro mineral, esta sartén ecológica no está hecha realmente de hierro sino de acero (el acero es una aleación formada por más de un 98% de hierro y un pequeño porcentaje de carbono). No hay que confundir el acero ordinario con el acero inoxidable (que incluye cromo y níquel para hacerlo resistente a la corrosión).

Las sartén de hierro mineral es para muchos usuarios la más sostenible y ecológica de todas las opciones que existen. El inconveniente de esta sartén es que no es antiadherente: requiere de un proceso inicial de preparación o “curado” para que los alimentos no se peguen.

Realizar bien el proceso de curado es imprescindible para poder cocinar en una sarten de hierro mineral, en caso contrario estas sartenes son prácticamente inservibles. La sarten de hierro mineral es de color plateado apagado, sin brillo y su textura es lisa.

Sartenes ecológicas de hierro forjado
Sartén de hierro mineral

Dos de las marcas más conocidas de sartenes de hierro forjado son De Buyer y Lacor. Las sartenes forjadas pueden estar hechas de una sola pieza o tener el mango remachado o atornillado y algunas lo tienen de madera.

Características de la sartén de hierro mineral

La sartén de hierro mineral transmite bien el calor, no se calienta tan rápido como una sartén de cobre o de aluminio, pero es más rápida que las sartenes de fundición (también conocidas como sartenes de hierro fundido).

La resistencia del hierro a los arañazos es mayor que la del aluminio pero menor que la del acero inoxidable. Se recomienda utilizar útiles de madera para manipular los alimentos, igual que haríamos en una sartén antiadherente. Sin embargo, como esta sartén no tiene recubrimiento antiadherente el que se arañe tampoco supone un problema: se puede renovar el proceso de curado para recuperar la patina que le aporta las propiedades antiadherentes a la sartén.

En cuanto a la corrosión, la sartén de hierro mineral es diferente a casi cualquier otra: se oxida fácilmente. La oxidación de la sartén no ocurre con las sartenes de aluminio, con las de cobre, ni con las de acero inoxidable. Las sartenes de titanio o cerámica tampoco son susceptibles de sufrir este problema (su base es de aluminio).

El aceite protege la sartén de la oxidación producida por el oxígeno del aire: es en la base donde notaremos la oxidación. Sin embargo, aunque no supone ningún problema, es algo que se puede  evitar en gran medida si después de lavar la sartén la secamos a fondo.

¿Cómo curar una sartén de hierro mineral?

Para curar una sarten de hierro mineral hay que seguir el siguiente proceso:

  1. Limpiamos la sartén con agua y jabón. El hierro (acero al carbono) es un material que se oxida fácilmente. Por ello, los fabricantes protegen la sarten con una cera natural para prevenir la oxidación. Antes de cocinar y antes de curar la sarten tenemos que eliminar esa capa de cera. La limpiamos con un estropajo suave, agua y jabón.
  2. Con la sartén de hierro limpia, la calentamos al fuego hasta que cambie de color. Pondremos mucho cuidado para no quemarnos: alcanza una temperatura muy elevada.
  3. Vertemos una buena cantidad de aceite de oliva y con ayuda de una paleta lo subimos por las paredes
  4. Mantenemos la sartén a fuego fuerte durante unos minutos.
  5. A continuación, retiramos el aceite.
  6. Secamos con papel de cocina la sartén eliminando el sobrante de aceite.
  7. Listo: la capa natural que queda en la sarten evita que los alimentos se peguen.

Puntúa este artículo
[Total: 1 Promedio: 4]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *