MaterialesEcologicos.es

Maletas ecológicas hechas con plásticos reciclados

Tereftalato de polietileno, es decir, PET. Y polipropileno. Estos son dos de los plásticos reciclados que hoy sirven para fabricar maletas ecológicas. Botellas y restos de embalajes se recuperan para producir estas materias primas. Convertidos los residuos primero en pellets; luego en hilo reciclado; finalmente en tela; ayudan a que viajar sea un poco más sostenible.

Ultima actualización de precios: 2021-02-26 a las 05:48

Introducción

Ya hablamos en su día de marcas de mochilas ecológicas que recuperaban botellas de agua para fabricar hilo de PET. El tereftalato de polietileno es un plástico que se recicla fácilmente. Es la causa de que fabricantes como Fjallraven (en Suecia) o Lefrik (en España) lo usen como materia prima para sus productos.

Sin embargo, aparte del tereftalato, es el caso de las maletas ecológicas el reciclar también otros plásticos. Por ejemplo, Samsonite fabrica sus maletas ecológicas S’Cure con polipropileno reciclado. Curiosamente, el exterior de sus maletas verdes y azules es 100 % reciclado. En cambio, en los modelos negros la porción reciclada es del 85 %.

Por otro lado, usar materias recicladas no es la única ventaja de las maletas ecológicas. Muchas son también aptas para personas veganas, lo cual puede estar certificado por PETA. He aquí el porqué: algunos de estos productos de equipaje están libres de cuero animal. Y como beneficio colateral, no se ha usado cromo en su curtido.

Finalmente, hay bolsas de viaje recicladas certificadas con sellos como OEKO-TEX o el Global Recycled Standard. Estos sellos garantizan que el proceso de fabricación de la maleta se hace bajo criteros de sostenibilidad medioambiental.

¿Cómo se fabrica el PET reciclado?

Ya que las maletas ecológicas que vamos a ver se fabrican con PET reciclado, es interesante saber cómo se elabora. El proceso lo inicia el consumidor, cuando separa residuos plásticos, en este caso, las botellas de tereftalato, para su reciclaje. ¿El destino? El contenedor amarillo.

En efecto, la botella de PET es la materia prima que usan los fabricantes para elaborar la tela de sus maletas. Este tejido sintético no es otra cosa más que fibra textil de polietileno reciclado.

Usar poliéster reciclado en vez de virgen contamina menos el medio ambiente. Y produce un menor impacto sobre él. He aquí el porqué: se ahorran energía y petróleo en su producción. Además, al reutilizar las botellas desechadas se reduce la acumulación de basura en los vertederos del planeta.

De igual manera, se ahorra agua. En concreto, fabricar poliéster reciclado requiere un 90 % menos de agua. Así, una maleta ecológica fabricada con poliéster recuperado tiene una huella de carbono un 75 % menor.

Fabricación maletas ecológicas
Proceso fabricación maletas ecológicas. Fuente: Lefrik

El proceso es como sigue:

  1. Separar: el consumidor lleva al contenedor amarillo las botellas de plástico.
  2. Transportar: las botellas se llevan a la planta de reciclaje, donde se seleccionan. Después se transportan a la fábrica de maletas ecológicas.
  3. Limpiar y triturar: las botellas se limpian. Se quitan las pegatinas. Y los restos de papel o tinta. Por último, se trituran.
  4. Fundir: el plástico se funde. Se peletiza a continuación. Es decir, se convierte en pellets de poliéster.
  5. Fabricarel hilo y la tela: con los pellets de polietileno reciclado se fabrica hilo de PET. Después se teje.
  6. Manufacturar: con el tejido de PET se hacen las piezas de la maleta según el patronaje y diseño escogido.
  7. Montar: las piezas se cosen o sueldan entre sí para ensamblar la maleta ecológica.

Dos fabricantes de maletas ecológicas

Lefrik

Las maletas ecológicas Lefrik son ligeras y resistentes. Su diseño es minimalista. Unas piezas de equipaje son plegables; otras, convertibles en mochila. Además, una buena porción de estas maletas pueden llevarse en la cabina del avión sin facturar.

La ecomochila convertible Lefrik es una bolsa de viaje ecológica que sirve también como maleta. Posee una bandolera y sus dimensiones son aptas para la cabina del avión. Esta maleta ecológica incluye dos compartimentos separados. El primero, para las prendas de ropa; el segundo, para el ordenador portátil, cargador y accesorios incluidos, en un bolsillo acolchado.

Maletas recicladas Lefrik
Ecomochila convertible de Lefrik

Un bolsillo interior transparente y extraíble facilita el control de líquidos en la aduana del aeropuerto. Además, el departamento principal incluye bolsillos de malla para organizar pequeñas prendas de ropa. El tejido de esta maleta ecológica es similar al usado por las mochilas Kanken recicladas.

Maletas recicladas Lefrik

Lefrik diseña sus productos en España. Pero los fabrica —éticamente— en Asia. Por ser el continente asiático la cuna de los textiles, es también uno de los primeros lugares donde se comenzó a reciclar poliéster. Lefrik está certificada por la organización PETA (Personas a favor del Tratamiento Ético hacia los Animales). Además, forma parte del Ethical Fashion Forum.

Ultima actualización de precios: 2021-02-26 a las 12:38

Samsonite

Esta empresa de prendas de equipaje se fundó en Denver, Colorado, en 1910. Su religioso fundador usó inicialmente el nombre del personaje bíblico: Sansón. Pero en 1941 registró la marca Samsonite, que hoy sigue vigente.

Fabricada en Europa con materiales reciclados de buena calidad, la maleta ecológica Samsonite S’Cure es una alternativa sostenible al tradicional producto de equipaje de la compañía americana. La carcasa exterior de la mochila se fabrica con restos de envases de polipropileno. El interior, con tejido Recyclex, una tela 100 % reciclada de botellas de plástico PET. Como medida de seguridad, la maleta incluye una cerradura de tres posiciones.

maleta ecológica samsonite
La carcasa de la maleta ecológica Samsonite S’Cure es 100 % PP reciclado

En 2020, la maleta ecológica Samsonite S’Cure quedó como finalista en el Premio Europeo de Reciclaje del Plástico (PRSE). El producto compitió en la categoría de productos para hogar y ocio. La gama de equipaje S’Cure ECO es la primera fabricada por la compañía con residuos de plástico posconsumidor. La carcasa gris o azul es 100 % reciclada, sin embargo, la maleta negra incluye un 15 % de material virgen.

En cuanto a las dimensiones, esta maleta ecológica se fabrica en cuatro tamaños:

  • Pequeña: sirve de equipaje de mano (55 cm y 34 litros).
  • En segundo lugar, el tamaño mediano posee una capacidad de 79 l y mide 69 cm.
  • La tercera opción es la talla L, una maleta grande de 102 l y 75 cm.
  • Finalmente, la maleta gigante XL, con 81 cm de longitud, es la más grande de la gama, con 138 litros de capacidad.

Ultima actualización de precios: 2021-02-26 a las 07:58

Conclusiones

La mala noticia es que reciclamos una ínfima porción del plástico que se produce. En concreto, National Geographic nos recuerda que el 91 % del plástico que fabricamos no se recicla. En poco más de 60 años hemos fabricado 8300 millones de toneladas métricas de plástico. De esta cantidad hemos reciclado un 9 %, e incinerado otro tanto, el 12 %. El resto sigue aquí.

Aún queda mucho por hacer. Pero la buena noticia es que una buena parte de consumidores ha dicho basta. Cada día más gente decide poner coto a los plásticos vírgenes derivados del petróleo. Como resultado, los fabricantes de piezas de equipaje empiezan a cubrir la demanda de productos sostenibles. Las maletas ecológicas y recicladas son la prueba de ello.

Puntúa este artículo
Valoración: 4 (1 votos)

¿Quieres dejar tu comentario?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *