Bolsas reutilizables para anclar en el carro de la compra

Unas pequeñas pestañas con forma de clip y unas barras de material rígido. Estos dos son los elementos que diferencian a las trolley bags de las típicas bolsas de la compra reutilizables hechas de plástico, rafia o algodón. Las trolley bag son unas bolsas reutilizables para carros de la compra. Pero, ¿por qué se han hecho tan famosas estas bolsas? y ¿por qué se consideran ecológicas si casi todas ellas son de plástico?

¿Qué es una trolley bag? ¿Para qué sirve?

Las bolsas reutilizables para carros de la compra, más conocidas como trolley bags, están diseñadas para su fijación en los carritos de la compra. Gracias al diseño de sus aristas, y a los clips de fijación, se pueden anclar en las barras metálicas de los carros de la compra utilizados en hipermercados y supermercados. Esto le permite al comprador utilizar el carro pero al mismo tiempo introducir los productos directamente en las bolsas que se llevará a su casa.

El uso de las trolley bags se hizo más popular con la llegada de los sistemas de cobro automático. Los famosos dispositivos con los que marcamos los precios de los productos antes de añadirlos al carrito. La combinación de las bolsas reutilizables para los carritos y de la pistola de cobro le ahorran al comprador el paso de los productos por caja. Es un sistema muy cómodo que ahorra sacar los objetos del carrito. El comprador lee el código de barras, mete los productos en la trolley bag y se las lleva a casa.

Bolsas reutilizables para el carro de la compra
Bolsas reutilizables para el carro de la compra

¿Por qué se consideran ecológicas las bolsas reutilizables trolley bag de plástico?

En primer lugar, por la misma razón por la que se considera ecológicos a muchos otros productos: por ser reutilizables. Considerar como ecológica una bolsa de plástico no está libre de controversia. Muchos argumentan que no deberían ser etiquetadas como tal ya que son de plástico. Sus defensores, en cambio, señalan que no se debe mirar de manera dogmática el asunto sino pragmática: sustituir una bolsa desechable por una reutilizable reduce el consumo de plástico, que es de lo que se trata al fin y al cabo. Sin embargo, existe una segunda razón.

Muchas de las trolley bags están hechas con un material que se conoce como tela no tejida. Sí, algunos fabricantes intentan camuflar su producto de plástico haciéndolo pasar por tela. Pero esta tela no tejida está hecha en realidad de plástico (al igual que muchas ropas). Concretamente, de polipropileno. No obstante, hay una ventaja: se puede utilizar hasta un 25 % de materiales reciclados para la fabricación de tela no tejida. ¿En qué consiste el proceso?

Tela no tejida de plástico
Tela no tejida de plástico hecha con una parte de materiales reciclados

Para fabricar la tela no tejida se pueden reciclar las propias bolsas reutilizables. Los restos de bolsas u otros materiales se introducen en una máquina que los derrite y transforma en un material líquido. Después se mezclan con pellets de polipropileno. Opcionalmente se añaden tintes o colorantes. Más tarde el plástico líquido se vierte sobre una superficie plana y se calienta a una elevada temperatura donde finalmente se transforma en tela no tejida (desde el punto de vista industrial se considera una resina polimérica flexible). El material es repujado para darle aspecto de tela y se comprime con unos rodillos. Despues se deja enfríar.

Es por ser un material reciclable (y en ocasiones reciclado) pero sobre todo por ser reutilizable que las famosas bolsas trolley bag para los carritos se considera un producto ecológico.

Puntúa este artículo
[Total: 1 Promedio: 5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *