Estanterías de bambú

Las estanterías de bambú para el baño y las estanterías librerías para salones son dos de muebles de bambú ecológicos, sostenibles y elegantes que ofrecen algunas ventajas sobre los muebles de pino o de aglomerado.

El bambú es una planta de crecimiento rápido que no requiere pesticidas para su cultivo y es capaz de soportar periodos de sequía.

Tipos de estanterías de bambú

A la hora de comprar estanterías de bambú vamos a encontrar diferentes opciones: estanterías bajas zapatos, estanterías de bambú para baños, librerías para el salón, estantes con baldas para colgar en la pared, etc.

Estantería de bambú para zapatos
Estantería baja para zapatos de bambú

La resistencia del bambú es superior a la del aglomerado y tiende a combarse menos. Esto nos permite una buena estabilidad y una gran capacidad de carga similar a la de las estanterías de maderas duras como el roble, el haya o el castaño. Sin embargo, el bambú es un material muy ligero.

A diferencia de otras estanterías como las de pino o abeto, las estanterías de bambú suelen presentarse al natural: la textura de su veta es muy decorativa. Hay otra razón para ello: el bambú es más resistente a la humedad que el pino. Por este motivo es común encontrar estanterías para baños, para guardar geles, champús, la colada, etc.

Estanterías de bambú para toallas

Este tipo de estantería de bambú es perfecto para baños pequeños en los que no entra una estantería abierta o un armario de pie. Un diseño muy común es el una estantería de dos niveles, con un estante superior para guardar toallas, albornoces o papel higiénico reciclado; y una barra inferior para colgar toallas, ropa o batas de ducha.

En el estante superior podemos guardar el cepillo del pelo de bambú, el champú ecológico, el jabón de manos o incluso la manteca de karité, la arcilla verde y cualquier otro cosmético igual que si se tratara de un mueble de cajones.

Generalmente, las estanterías para baños se presentan barnizadas en acabado mate. Este material resiste a la elevada humedad ambiental ocasional producida por el vapor de agua. También soporta salpicaduras puntuales. No se recomienda, en cambio, para estancias en las que pueda entrar en contacto permanente con agua (terrazas descubiertas, jardines, etc.).

Estanterías de bambú para baños

Los toalleros de bambú son elegantes y funcionales, estas estanterías bonitas se montan en apenas unos minutos y quedan mejor que los muebles de acero pintado que suelen oxidarse con el tiempo una vez que se descascarilla la pintura. Respecto a las estanterías de aluminio, si bien no presentan el problema de la corrosión, son mucho menos ecológicas, ya que la elaboración de aluminio requiere un alto consumo de energía.

Estanteria para toallas baño

Los estantes de pared para toallas incluyen los elementos para la fijación a la pared. Sus baldas suelen ser alistonadas, es decir, existe paso de la luz a traves de ellas, se diferencian asi de los zapateros, bancos y otras estanterías de bambú que no incluyen listones separados sino ranuras fresadas (solo decorativas).

¿Cómo se montan las estanterías de bambú?

El sistema de ensamble es tipo kit, igual que los muebles de IKEA o los de cadenas de bricolaje como Leroy Merlin o Bricomart. Los bancos, estanterías y librerías de bambú se presentan desmontados para ahorrar espacio y costes de combustible.

Montaje estanterías de bambú

La mayoría de las veces, en los muebles de bambú se utilizan ensambles rápidos con espiga y tornillería con tuercas o pasadores. Estas estanterías se montan en poco más de un cuarto de hora con la típica llave allen hexagonal.

En otras ocasiones, el fabricante premarca los agujeros e incluye tornillos tipo tirafondo para ensamblar las patas y las baldas entre sí, así como los herrajes, bisagras, tiradores, etc. Este sistema es algo más lento y suele ser aconsejable el uso de un atornillador eléctrico (es menos habitual).

Ventajas de las estanterías de bambú

El bambú es uno de los materiales renovables más extendidos en la actualidad. No es casualidad que se fabriquen con bambú objetos tan diversos como los cepillos de dientes, las tazas con tapa para bebidas calientes, rollos de papel de cocina reutilizables o incluso los pañales desechables.

Técnicamente, el bambú no se considera realmente madera porque no es un árbol. Aunque a menudo nos refiramos a él como madera de bambú. El bambú no es madera, el bambú es la caña. Una caña de crecimiento ultrarrápido que puede estar lista para su transformación industrial en apenas cuatro años.

Las estanterías de bambú son más resistentes que las de madera de pino, pero igual de ligeras. Además soportan mejor la humedad y tienen una veta y un color que suele gustar más a la mayoría de las personas.

¿Cuál es el ciclo de crecimiento de esta planta?

Gracias al rápido crecimiento de esta planta, para fabricar una estantería de bambú no necesitamos esperar 20-40 años (el ciclo de vida de árboles como el pino o el abeto). De hecho, muchos de los muebles de bambú se fabrican con tallos que solo tienen 5 años.

El bambú tiene muchas otras ventajas para el planeta:

  • Es una planta naturalmente resistente a las plagas
  • Su cultivo no requiere de pesticidas, fungicidas ni herbicidas
  • En muchos de los casos ni siquiera es necesario reforestar: sucede automáticamente. El sistema radicular de la planta es capaz de regenerar el bosque por sí solo. Es decir, que el bambú es una planta que rebrota desde las raíces

¿Por qué tienen tanto éxito las estanterías de bambú?

Parece que el bambú es el material renovable trendy de moda y que el mundo se ha vuelto loco ya que todos quieren comprar estanterías de bambú. Se estima que la economía de bambú genera anualmente movimientos por valor de 10.000 millones de dólares. ¿A qué se debe este éxito?

El éxito de las estanterías y otros muebles de bambú se debe, sobre todo a dos razones:

  • La calidad de la madera de bambú: ligera, resistente, dura y sostenible, como ya hemos señalado
  • Su bajo coste: el bambú es un material muy barato.

En algunos de los países en los que se vive en cabañas de bambú, se estima que el coste de la madera de bambú es inferior al de los tornillos, clavos, pernos, anclajes y pletinas necesarios para el ensamblado de los troncos.

Pero hay otra razón más que justifica su éxito: realmente es un material muy ecológico y sostenible. El bambú es capaz de absorber anhidrido carbónico, lo que sirve para reducir el efecto invernadero. Se podría decir que el impacto medioambiental del bambú sobre el medio ambiente es negativo, es decir que no produce daño sino beneficio.

Durante los monzones, las plantas de bambú son capaces de crecer hasta un metro al día. Por supuesto, este es el verdadero motivo de su bajo precio. Las estanterías de bambú, a pesar de tener unas cualidades similares a las de la madera de roble, son tan económicas como las de madera de pino o melamina. El bambú es material low cost del momento y probablamente lo seguirá siendo durante los próximos años.

Puntúa este artículo
[Total: 1 Promedio: 4]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *